Ocho consejos para prevenir los accidentes infantiles en vacaciones

1,041

Los incidentes infantiles más habituales en vacaciones suelen tener lugar en el hogar, aunque también en piscinas, playas y durante actividades de ocio propias de esta época.

Respecto a los accidentes domésticos, los más frecuentes durante el periodo vacacional son: las quemaduras, las fracturas de huesos, los traumatismos cráneo-encefálicos y las intoxicaciones por productos de limpieza y medicamentos. También los cortes, los atragantamientos y las contusiones entran dentro de los incidentes más comunes.

Tipos de accidentes infantiles

1- Quemaduras por el sol
Para evitar las quemaduras, los niños deberán tomar el sol sólo poco a poco. Es muy importante tener en cuenta que el primer día no es aconsejable superar los diez minutos de exposición, aumentando el tiempo cinco minutos cada día. Deberán usar crema con factor de protección suficiente y tener especial cuidado con los rayos que refleja la arena o el agua.

En el caso de bebés menores de seis meses los tendremos tapados con ropa ligera, incluso cuando permanezcan en la sombra, especialmente los primeros días

2- Insolaciones
Uno de los peligros más graves relacionados con el sol son las insolaciones, producida por una exposición excesiva y sin protección a los rayos solares. Para prevenirlas, hay evitar estar al sol en las horas centrales del día y, en ningún caso, hacerlo sin protección en la cabeza.

3. Deshidrataciones
Para evitarlas haremos que los niños beban suficientes líquidos, evitaremos abrigarles en exceso, que hagan ejercicio físico intenso en ambientes muy calurosos y que permanezcan al sol en las horas centrales del día.

4-Ahogamiento

“Este es uno de los riesgos más dramáticos durante las vacaciones”.

Para prevenirlo, procure entrar en el agua lentamente y de forma progresiva, respete siempre la pausa de la digestión y nunca se bañe inmediatamente después de comidas copiosas.

En las zonas públicas de baño seguiremos siempre las indicaciones de vigilantes y socorristas, y –en el mar- de las banderas de advertencia, o de otras señalizaciones de peligro. Los juguetes flotantes (colchonetas, flotadores…) deben usarse siempre con la supervisión de un adulto.

5- Diarreas estivales

Conserve los alimentos en el congelador,  incluso aquellos que ya estén cocinados. El tiempo que debe transcurrir entre la preparación de los alimentos y su consumo debe ser el menor posible, especialmente en aquellas comidas que contengan huevo.

Con los vómitos y diarreas se pierden sales minerales y agua. Cuando estos aparezcan y hasta que vaya al médico comience con una dieta para evitar la deshidratación y recuperar la pérdida de agua.

6- Para evitar cortes, y también infecciones dérmicas, debe proteger siempre sus pies con zapatillas o chanclas, tanto en la piscina como en la playa.

7- Lesiones de cuello y espalda
Pueden ser muy peligrosas. Para prevenirlas, evite lanzarse al agua desde alturas o contra una ola. Si lo hace, compruebe siempre la profundidad antes de zambullirse. En trampolines, toboganes y demás atracciones acuáticas siga las normas de seguridad de las instalaciones y las indicaciones de los vigilantes.

8- Para evitar picaduras de insectos, en las comidas al aire libre, procuraremos tener los alimentos siempre tapados. Si nos ronda una avispa no haremos gestos desordenados o llamativos.

Es conveniente recordar que nunca debemos frotar una picadura. Cuando el agujón esté retirado le aplicaremos hielo envuelto en una tela o gasa para aliviar el dolor y reducir la inflamación.

Redacción Pediatría y Familia

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

A mayor exposición a pantallas, menor desarrollo infantil

Entre más tiempo pase tu hijo menor de 5 años frente a la pantalla de un dispositivo elect…