Aprende a identificar si tus hijos tienen estrés

216

Es de vital importancia que puedas identificar el estrés en tus hijos, debido a que este puede causar muchos problemas en la salud de los pequeños como: ansiedad, TOC, depresiones, autolesiones o somatizaciones. 

Es crucial que los padres sean los primeros en poder identificar el estrés en tus hijos, para que así puedas llevarlos a su pediatra o médico de cabecera, con el fin de tener un diagnóstico más especifico y llevar un tratamiento adecuado a los síntomas y necesidades que pueden tener tus pequeños.

Si tus niños están viviendo alguna situación estresante, es muy probable que muestren algunos síntomas o signos, entre los principales están dolor de estómago o de cabeza recurrentes, boca seca, mareas o temblores. Sin embargo, estos pueden variar según la edad, debido a que su nivel de desarrollo no es el mismo, por eso la UNICEF realizó un cuadro con los síntomas de estrés más claros: 

Síntomas de estrés en niños de 0 a 3 años

  • Regresión de comportamiento: hablamos de ‘regresión’ cuando el niño se ha olvidado, de repente, de hacer algo que ya sabía hacer. Es como si hubiera retrocedido unos meses en su comportamiento.
  • Cambios en los hábitos de alimentación y de sueño: tienen ansiedad por comer, o presentan apatía… En cuanto a los cambios de sueño, es uno de los síntomas más frecuente en todas las edades y se puede presentar, desde el sueño constante hasta el insomnio.
  • Irritabilidad: le molestan más las cosas que antes.
  • Hiperactividad: derivado del insomnio podemos encontrar la hiperactividad.
  • Temores nocturnos: se despiertan constantemente, sueñan con cosas negativas, tienen pesadillas…
  • Rabietas y llantos frecuentes: en niños de 2 a 3 años las rabietas son bastante frecuentes, debido a su desarrollo emocional, pero el estrés puede convertirlas en algo recurrente, por la agravada falta de tolerancia a la frustración.

Signos de estrés en niños de 4 a 6 años

  • Apego excesivo a sus padres o cuidadores.
  • Regresiones del comportamiento o del aprendizaje.
  • Cambios en los ritmos de alimentación y sueño.
  • Dificultad de concentración.
  • Irritabilidad.
  • Hiperactividad o completa apatía.
  • Dejan de hablar: también llamado ‘mutismo’, suele ser un síntoma más propio de cuadros de estrés postraumáticos y, a veces, necesita un tratamiento psicológico mayor.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Tips para ayudar a mejorar la mala letra de los niños

Algunos niños, sobre sus seis años ya muestran destrezas en su caligrafía, logrando manten…