El 90% de los problemas funcionales infantiles se solventan con fisioterapia

192

Los trastornos defecatorios y miccionales son un motivo de consulta frecuente en pediatría, constituyendo hasta un 40% de las consultas de nefrourología infantil. Según varios estudios, se estima que un 3% de niños y un 5,8% de niñas de entre 10 y 14 años sufren episodios de incontinencia urinaria durante el día. Un 2% de los niños en esa misma franja de edad, además, sufren enuresis nocturna, término que hace referencia a las indeseadas pérdidas de orina durante la noche en la cama.

No obstante, este tipo de afecciones, en su mayor parte de carácter funcional, pueden ser solventadas en un 90% si se cuenta con el diagnóstico adecuado y se hace un tratamiento eficaz, según la fisioterapeuta belga Els Bakker, profesional referente a nivel europeo, con un gran bagaje y experiencia profesional en el área, y que se ha desplazado a Gran Canaria para impartir un curso en la sede del Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias para actualizar los conocimientos de una quincena de colegiadas.

Debido al estilo de vida actual, gran parte de la población tiene malos hábitos miccionales y defecatorios. Desde los 2 o 3 años de edad, la gran mayoría de los niños y niñas adquieren el control de la micción y la defecación. No obstante, a partir de los 4 años pueden manifestarse alteraciones que dejan de considerarse normales y pueden convertirse en un grave problema psicoemocional y social si persisten durante la adolescencia.

«La mayor parte de estos problemas tiene carácter funcional, como un 90%», afirma Els Bakker, «solo un pequeño porcentaje, un 10%, tiene origen anatómico (malformaciones prenatales) o neurológico. Es importante dar un diagnóstico adecuado, saber de dónde viene el problema (si es de origen alimentario o por falta de hidratación, por malos hábitos, de tipo infeccioso, etc.) y estar seguro de que fisiológicamente todo funciona bien, porque tiene un alto índice de éxito. Únicamente un 3% tiene origen psicológico», afirma.

Los niños y niñas en edad escolar pueden sufrir disfunciones pelviperineales como las pérdidas de orina durante el día y la noche, el aumento de la frecuencia miccional, urgencia, estreñimiento, encopresis, dolor en la zona genital y otros trastornos funcionales. Estos niños y niñas tienden a tener dificultades de desarrollo psicoafectivo y social debido a estos problemas de salud, que empeoran con la edad y se convierten en una verdadera tortura para ellos y su familia. Muchos tienden al aislamiento, sufriendo situaciones de vergüenza, de rechazo y de trauma que condicionan su desarrollo y su calidad de vida.

El estreñimiento de origen funcional es muy común tanto en adultos como en niños. Los niños y niñas que padecen estreñimiento suelen tener un historial familiar de estreñimiento, por lo que este parece tener un origen genético, además de funcional. Un 40% de los niños y niñas que sufren estreñimiento, además, sufren incontinencia por rebosamiento o encopresis.

La fisioterapia pelviperineal se ocupa de estas disfunciones pediátricas, abordándolas desde la esfera funcional como primera línea de tratamiento, puesto que no es dolorosa ni invasiva para los pacientes, y cuenta con evidencias científicas que respaldan su eficacia. La fisioterapia debe estar en la primera, segunda y tercera línea de tratamiento según sea funcionales o patológicos, tratando a los pacientes que padecen este tipo de trastornos.

El tratamiento empieza con la educación al niño o niña y a la familia, con técnicas comportamentales como las alarmas miccionales, los diarios defecatorios o urinarios y la toma de consciencia del funcionamiento del sistema miccional y defecatorio. Además, se trabaja la reeducación de los músculos afectados en estos trastornos, como el diafragma, el transverso abdominal y el suelo pélvico, enseñándoles buenos hábitos miccionales y reeducando la maniobra defecatoria. El biofeedback, la neuromodulación sacra, abdominal o del tibial posterior son técnicas de electroterapia que también han demostrado su eficacia.

Además de potenciar la formación continua de los fisioterapeutas expertos en suelo pélvico de Canarias en un área tan específica como esta, desde el COFC se pretende hacer un llamamiento a todas las familias, a los demás profesionales sanitarios, a las entidades públicas y privadas sanitarias así como a la comunidad educativa, planteando la posibilidad de iniciar proyectos y campañas de divulgación que fomenten la mejora en los hábitos urinarios y defecatorios infantiles, evitando y tratando las posibles disfunciones de manera temprana.

Fuente consultada aquí

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Beneficios de enseñar a tu niño a montar en bici

Además de ser la excusa ideal para pasar tiempo en familia, lejos de los aparatos electrón…