Los gritos afectan la autoestima de los niños

1,892

Es una realidad que a ningún padre le gusta enfadarse con sus hijos y mucho menos gritarlos. Pero también, es cierto que hasta la persona más tranquila ha perdido la calma ante un mal comportamiento infantil y termina gritando al niño. Si bien es cierto que los padres son humanos y se equivocan, siempre debes tratar de tener mayor autocontrol antes de levantar la voz.

Muchas veces, los padres aplican modelos de educación heredados por sus padres, es decir, si ellos fueron educados con dureza tienden a hacer lo mismo con sus hijos, sin darse cuenta que la educación y la formación puede darse de otra manera. O incluso en los días de estrés y mal humor son los niños los que terminan pagando los malos momentos del padre.

Además, es importante recordar que para conseguir la obediencia de un niño o mejorar su comportamiento no es necesario gritar, la mejor opción siempre será el ejemplo.

¿Qué ocurre cuando los gritos son constantes?

  • Si elevas el tono de la voz constantemente, el niño terminará acostumbrándose a ellos y pasarás de ser un modelo de autoridad a ejercer un autoritarismo sobre ellos.
  • Se deteriora la autoestima de los niños, los gritos no lo harán sentirse querido o valorado por ti.
  • Puede convertirse en un niño rebelde que desafía tu autoridad.
  • El niño puede adoptar tu misma conducta y aplicarla con amigos, conocidos e incluso contigo.
  • El niño puede entrar en un estado de nervios y estrés que afectará su desarrollo.

¿Cómo evitarlo?

Evitar los gritos es trabajo de los padres, si notas que estás a punto de gritar y perder el control, detente, no es el momento de hablar.

Debes reconocer la ira para saber frenarla y controlarla. Esto te ayudará a descargarte de una manera diferente que no sea a través de los gritos hacia tu hijo.

Empieza a comunicarte en positivo, con empatía y respeto. Lo importante es que siempre tengas presente que hay una mejor forma de educar.

Cargue Artículos Más Relacionados
Comentarios cerrados

Mira además

¿Qué hago si mi hijo tiene parásitos?

Lo parásitos se llaman oxiuros y son unas pequeñas lombrices o gusanillos como fideos de c…