Malos hábitos que favorecen los niveles altos de colesterol en la infancia

Hay tres factores importantes que contribuyen a desarrollar niveles altos de colesterol: la dieta, la obesidad y la herencia. En el último caso, si uno de los padres tienen el colesterol alto, también conviene controlar los niveles para mantenerlos a raya.

Pero el colesterol infantil alto la mayoría de veces es fruto de unos malos hábitos que hay que controlar. La alimentación está implicada en gran medida, por lo que hemos de conocer qué alimentos son los más indicados. La pirámide de la alimentación nos da una pista, pero vamos a especificarlo.

Hay unos alimentos que favorecen más que otros que suba el colesterol, por ejemplo los que más alto contenido tienen son las vísceras, embutidos, yema de huevo, quesos curados… Con un alto contenido en colesterol están los quesos blandos y frescos, langostinos…

En el otro extremo, con un nulo contenido de colesterol, se hallan las frutas, verduras, frutos secos, arroz, pasta… Por eso y por otras propiedades nutricionales estos alimentos se encuentran en la base de la pirámide alimenticia y son muy recomendables, varias veces al día.

Klim – 300

Las carnes y pescados o la leche son alimentos que contienen un moderado o bajo contenido en colesterol.

Por otro lado, el sedentarismo, aliado de la obesidad, es un mal hábito que igualmente va a aumentar el riesgo de tener el colesterol alto. Por eso, a las personas afectadas, junto a las recomendaciones de alimentación, se les indica que tienen que hacer ejercicio.

Prevenir el colesterol en los niños

Teniendo en cuenta todo lo anterior, la hipercolesterolemia se puede prevenir siguiendo las siguientes recomendaciones:

  • Procura que tu hijo (y toda la familia) lleve una alimentación equilibrada y sin grasas saturadas. Más arriba os hemos dejado los alimentos clasificados por su contenido en colesterol y a continuación os ponemos ejemplos.
  • La dieta mediterránea propone un modo de alimentación sano y equilibrado con productos de calidad propios de la zona mediterránea. Su aporte de grasas proviene fundamentalmente de los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados del pescado, aceites de oliva y de semillas. También es importante el consumo de vegetales, legumbres, cereales, hortalizas y frutas.
  • La dieta que propone la American Heart Association  también se basa en la anterior, es baja en colesterol y grasas saturadas y alta en carbohidratos complejos, con muchas frutas y verduras, granos… Proporciona energía y proteína para actividad y crecimiento normal.
  • Respecto al modo de cocinar, opta por la parrilla o el horno antes que por los fritos, evita los precocinados, la comida rápida… Utiliza aceite de oliva y escurre las grasas de asados, corta la carne visible de las carnes…
  • Practica ejercicio habitualmente, evita el sedentarismo: (caminar, carrera suave, ciclismo, natación…). La actividad física aumenta los niveles del HDL (colesterol bueno) en sangre y reduce el LDL (colesterol malo) y los niveles de triglicéridos.
  • En definitiva, cada vez son más numerosos los casos de niños que sufren hipercolesterolemia, y ello es debido a una incorrecta dieta y al sedentarismo. Evita estos hábitos poco saludables y lo agradecerán. En la mayoría de los casos, es posible prevenir el colesterol alto en los niños.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Lo Mejor
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Aumenta la autoestima de tu hijo

Por: Redacción Pediatría y Familia Nutrir la autoestima de tu hijo puede parecer una gran …