Mareos en el coche: cómo evitar que tus hijos vomiten en los viajes

211

Tomar ciertas precauciones durante el trayecto, como evitar comidas copiosas o mantener la mirada fija al horizonte, pueden ayudar a reducir el malestar propio de la cinetosis.

Con la Semana Santa, miles de familias se disponen a viajar: al pueblo, a la playa, a la casa de los abuelos… Los atascos y las retenciones son, en estas ocasiones, la tónica habitual por lo que un trayecto de tres horas acaba convirtiéndose en un viaje interminable yendo con niños, en el que a la típica frase de «¿cuándo llegamos?» se le suma otra: «voy a vomitar». Es cuando las alarmas se disparan.

Para evitar los mareos o cinetosis en los viajes, que suelen iniciarse con un malestar general y acaban en vómitos, los pediatras recomiendan que el niño mantenga la vista fija en el horizonte mirando por la ventanilla. Al focalizar su atención de esta manera, la percepción de movimiento disminuye. Por tanto, la probabilidad de marearse también.

Los dispositivos electrónicos no son, sin embargo, buenas ideas. Aunque los niños se pueden pasar horas con la tablet, ya sea leyendo, jugando o viendo una película, al levantar la vista de la pantalla, es más probable que se maree. Eso también les sucede a los adultos, ya que al no mantener un punto fijo al horizonte, se pierde la sensación del movimiento. Por eso, cantar canciones o jugar al veo veo suelen ser mejores opciones.

Otra de las medidas para evitar los mareos es mantener una buena temperatura en el coche (22-24 grados) así como una adecuada ventilación, lo que implica no fumar dentro del vehículo. Además, la conducción debe ser suave, sin cambios bruscos, por lo que conviene evitar atravesar, por ejemplo, puertos y hacer varias paradas.

Lo ideal, indican los pediatras, es que los niños se duerman durante la mayor parte del viaje para evitar los mareos. Por eso, es conveniente salir de viaje en las horas en las que los menores suelen dormir, ya sea de madrugada o en el momento de la siesta.

Y, por supuesto, comer de manera ligera durante el viaje, evitando comidas copiosas o alimentos con fuertes olores que pueden aumentar el malestar.

Medicamentos contra el mareo

Si nada de lo anterior funciona, el último paso es recurrir a los medicamentos a la hora de viajar con hijos. Existen ciertos fármacos que han de administrarse al niño antes de iniciar el viaje, tal y como señala la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap). El más utilizado es el dimenhidrinato. La marca más popular es Biodramina, pero también se comercializa en jarabe, supositorios, chicles o ampollas bebibles.

Este fármaco produce somnolencia, de tal manera que el niño se duerme durante todo el viaje o una gran parte del mismo, evitando el mareo. Eso sí, no se aconsejan para menores de 2 años, aunque son precisamente los que no suelen marearse.

Fuente consultada aquí

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Tips para ayudar a mejorar la mala letra de los niños

Algunos niños, sobre sus seis años ya muestran destrezas en su caligrafía, logrando manten…