Niños que crecen cerca de sus abuelos son más felices

Niños que crecen cerca de sus abuelos son más felices

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Un estudio de un grupo de especialistas de la Universidad de Oxford y el Instituto de Educación de Londres reveló que crecer junto a los abuelos aporta  felicidad y seguridad a los niños.

Este no es el único estudio, otro realizado por el Institute for Fiscal Studies y la Nuffield Foundation, corrobora que los abuelos que crían a sus nietos durante sus primeros años de vida les aportan seguridad emocional.

Es que los abuelos, son una parte vital en la crianza de chicos sanos y felices. Por ejemplo, saben que sus nietos con toda la ayuda y el sostén de una familia unida, cariñosa y atenta, tienen mas posibilidades de éxito en la escuela y en el vecindario.

Y saben muy bien que, desempeñando un papel cada vez más activo en las vidas de sus nietos, pueden ayudar con la crianza de ciudadanos mas establecidos emocionalmente.

Sin embargo, no siempre es fácil para los padres eludir las muchas veces conflictivas relaciones con sus propios padres.

Actualmente, en Puerto Rico viene aumentado el número de abuelos que están teniendo un papel más destacado en la crianza de los nietos.

Con el cambio en la estructura de la familia puertorriqueña, como es el caso de las madres solteras, separadas y otros modelos de familia donde el padre y la madre no están de manera continua, la presencia de los abuelos toma un papel especial.

Los abuelos son otra fuente de afecto para los nietos. Con su sabiduría, les enseñan cosas que los padres, por sus obligaciones, no tienen el tiempo de hacer..

Compañía amorosa

Los abuelos no están ahí para reemplazar a los padres en sus deberes. Ellos ya criaron a sus hijos y no les corresponde criar a sus nietos. Ayudar, guiar y disfrutarlos es a lo que ellos están llamados a hacer. Es importante, entonces, que se creen unas rutinas con los abuelos.

De esta manera, el niño sabe y conoce qué esperar de ellos y, a su vez, los abuelos también se pueden organizar alrededor de esas rutinas. Por ejemplo, asignar un día en la semana para que los niños los visiten en su casa y/o tener un almuerzo o alguna reunión familiar durante los fines de semana.

La esencia de esto es que sean visitas organizadas y planeadas para que los enriquezcan a ambos.

Por todo esto, abuelos, a disfrutar de sus nietos; y nietos, a gozar con esas maravillosas personas que tanto los quieren y tanto les puede enseñar.

Llamados a asumir un papel distinto, más relajado, al de los padres

Hay que tener en cuenta que hoy en día se presentan muchas situaciones especiales, donde los abuelos son los que crían para que los padres puedan trabajar. No es lo óptimo, pero ellos cuidan mejor a sus nietos que cualquier otra persona ante la ausencia de los padres.

Tampoco es aconsejable que los abuelos críen a sus nietos, pues es más fácil caer en el consentimiento excesivo, donde no hay límites claros. Hay un momento en la vida para cada vivencia. El abuelo debe tener el derecho de disfrutar a sus nietos sin tener el agobio de la crianza diaria. Es importante que los abuelos no desautoricen a los padres. Esto confunde a los niños y no beneficia tampoco a los padres. El abuelo sí se puede dar el lujo de ser algo alcahuete, pero respetando las normas del hogar.

Dos razones que reflejan la conveniencia de tener a los abuelos cerca:

– económicas: la crisis económica o unas rentas bajas hacen que muchos padres dependan de sus padres para que cuiden a sus hijos mientras ellos trabajan.

– personales: prefieren que a sus hijos les cuide un familiar directo y crezca rodeado de mayor atención y un cariño cercano, con personas en las que confíen plenamente.

FUENTES:

PediatriayFamilia.com

ANNIE DE ACEVEDO/ Psicóloga y educadora

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Artículo original
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Qué es el estrés tóxico y cómo afecta el desarrollo cerebral de algunos niños y su salud cuando son adultos

Aprender a lidiar con las contrariedades de la vida forma parte de nuestro desarrollo, per…