El valor de la presencia de los abuelos, la clave familiar

L

a familia es la institución más importante de una sociedad y nada sería de ella sin la figura de los abuelos. Con la llegada de la crisis muchos padres de familia tuvieron que hacer importantes esfuerzos para llegar a fin de mes. Algunos estudios demuestran que los abuelos les ayudaron con sus pensiones a salir adelante.

En el trinomio abuelos-padres-nietos hay que diferenciar bien las funciones de cada uno. Los nietos saben que la relación con los abuelos es diferente a la que tienen con sus padres. Estar con los abuelos debe suponer un momento de relax y, quizá, de algo más de permisividad. Los padres, por su parte, tienen que ser conscientes que no está en su tarea cambiar a los abuelos, ni educarlos, ni exigirles un comportamiento concreto. Deben ser flexibles, comprensivos y concientes que ante ellos deberán ceder siempre un poco más. No podemos crear tensiones innecesarias porque los abuelos perdonen la comida a los nietos, les dejen comer en el salón o poner los pies encima del sofá. Los nietos diferencian perfectamente las normas en uno u otro lugar. Y, quizá, los abuelos disfruten ofreciéndoles a los nietos este pequeño momento de libertad.

Los buenos abuelos aportan una relación a los nietos entre distintas generaciones, en la que existe complicidad y donde el aspecto educativo queda en un segundo plano. Esto es muy positivo, ya que, no reciben sus comentarios como obligaciones y deberes. A los abuelos les beneficia la relación con los nietos: les aporta un nuevo sentido a su vida, les alegra, rejuvenece, etc. A los nietos, las conversaciones con los abuelos les dan una perspectiva de la vida distinta, reconocen en ellos los valores que no pasan y cómo se concretan. A los padres les pueden aportar el saber de los años y el relax de dejar a sus propios hijos en buenas manos, cuando lo necesiten.

Por qué son importantes los abuelos en la familia

–   Porque a los abuelos la autoridad la da el tiempo

Humira 300×250

–   Porque los abuelos nos han permitido crecer

–   Porque los abuelos también fueron jóvenes

–   Porque todos seremos mayores

–   Por su afecto y su estabilidad emocional

–   Porque la dureza de la crisis se ha visto mitigada por el papel de los abuelos

–   Porque los abuelos son el espejo en el que nos tenemos que mirar

–   Los abuelos son un ejemplo de generosidad y una gran fuente de conocimientos

–   Los abuelos no son una carga sino un modelo a seguir

–   Son el pilar de la familia

Lo que los abuelos deben tener siempre presente: 

Tener claro hasta qué punto pueden ayudar. No comprometerse haciendo excesos.

– Plantear situaciones creativas, que puedan facilitar espacios propios de los abuelos.

– Que los hijos respeten su salud y sus fuerzas.

 Tener claro que la educación les corresponde a los padres y que ellos hacen una labor subsidiaria. Respetar que la última decisión siempre la tienen los padres.

– Plantear sus criterios y dialogar con los padres sobre: las comidas, los ritmos de sueño de los nietos, etc.

– Si deben cuidar a los nietos y existen dificultades, hablarlo cuando los niños no estén delante, buscando soluciones, pero nunca cuestionando los criterios de los padres: el niño no quiere comer una determinada comida, cuándo ir al médico…

– Si opinan diferente sobre la educación, intentar comprender a los padres, pues para ellos también es un conflicto difícil de resolver.

– Saber que su posición es de ayuda, que hacen una gran labor, que implica un sacrificio importante, y que encima supone quedarse en un segundo plano en las decisiones.

– Descubrir la satisfacción de poder ayudar a sus hijos en la tarea de educar a los nietos.

 – Saber que en el fondo no importa tanto el reconocimiento, como el poso de amor y de confianza que dejan en sus nietos, eso es impagable e insustituible.

– Si hay varios hijos que requieren el cuidado de los nietos, buscar la situación más adecuada y equilibrada.

 Consejos para los abuelos y el resto de la familia

– Si existe algún problema comunicarlo al propio hijo, no a la nuera ni al yerno, y dejar que lo hablen entre ellos sin interferir, ni malmeter.

– Si los abuelos son más permisivos cuando vuestros hijos están en su casa, no debéis recriminarlos, pues quizá ya no tengan fuerzas para pelear con los niños. Hablar en privado con los niños, animándoles a comportarse fuera de casa como les enseñáis. De cualquier modo, los nietos saben diferenciar y ven las normas de casa de los abuelos como momentos excepcionales que, por otro lado, son buenos que existan.

– Buscar la mejor forma de aunar criterios. Hablar primero en privado el matrimonio sobre cualquier conflicto que pueda surgir. Después que cada cónyuge sea el que hable con sus padres, pues siempre el entendimiento será más fácil. Y, ante todo, mucho sentido común. Los abuelos deben disfrutar mucho de sus nietos y los padres ser flexibles y favorecer esta relación.

Servicios combinados de Pediatria y Familia y Hacer Familia
Asesora: Charo González Martín. Dra. en Pedagogía. Experta en Terapia de Familia.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Familia
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Conformar una familia después de un divorcio

Los estilos de vida han cambiado considerablemente desde la época de nuestros padres y abu…