Niños fumadores pasivos: una amenaza a la salud infantil

En noviembre, mes de la prevención del cáncer de pulmón, es importante abordar una de las principales problemáticas que aquejan al mundo: la adicción al tabaquismo. Aunque se puede pensar que los únicos perjudicados son los fumadores, esto es falso. El humo del cigarrillo también afecta a todos aquellos que, pese a no consumir productos de tabaco, aspiran sus compuestos tóxicos. En particular, se ha comprobado que el humo de segunda mano causa una afección grave en los niños, debido a que sus pulmones se encuentran en pleno desarrollo.

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 700 millones de niños (casi la mitad de los niños del mundo) respiran aire contaminado por humo de tabaco, y más del 40% de los ellos tienen al menos un progenitor fumador.

Las principales consecuencias de que los niños sean fumadores pasivos son:

  • Mayor riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante en los recién nacidos.
  • Infecciones respiratorias como bronquitis, bronquiolitis o neumonía.
  • Aumento del riesgo de padecer enfermedades del oído medio.
  • Desarrollo pulmonar más lento.
  • Aparición de silibancias, tos y fatiga crónica.
  • Mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón o problemas del corazón.
  • Posibilidad de muerte prematura.

Es así como, si usted tiene hijos y acostumbra a fumar cerca de ellos, recuerde que no sólo se está causando un enorme daño a sí mismo sino también a ellos, ya que es muy probable que, ante la exposición de sustancias químicas, desarrollen alguna enfermedad de tipo respiratorio, afecciones pulmonares y cardíacas.

Humira – 300

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Niños
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Tips para mejorar la relación familiar

Redacción Pediatría y Familia Hoy en día tener un hogar unido, feliz  y con mucho amor es …