Padres que necesitan publicar fotos de los niños en redes sociales. ¿Por qué lo hacen?

Padres que necesitan publicar fotos de los niños en redes sociales. ¿Por qué lo hacen?

Algunos padres, con toda la ilusión del mundo, publican fotos de los niños en redes sociales, incluso antes de nacer: comparten la foto del test de embarazo, de la primera ecografía y de las ecografías 3D y 4D… De esta manera, se la circunstancia de que, hasta antes de nacer, los niños ya tienen todo un álbum completo disponible en internet. ¡Y claro después de nacer las publicaciones se multiplican! ¿Qué lleva a los padres a actuar de esta manera? ¿Qué les mueve a hacerlo?

Por qué hay padres que ‘necesitan’ publicar fotos de los niños en redes sociales

Acontecimientos tan importantes como la pérdida del cordón umbilical, los primeros pasos o la caída de los primeros dientes están acompañados de su documento gráfico propio en las redes sociales de los progenitores. Esto, desde luego no es reprobable, pero ¿conocemos hasta qué punto puede ser delicado y hasta peligroso para los niños y para la familia en general?

A los centros educativos se les exige que tengan la autorización de los padres para subir las fotos de los festivales de Navidad o fin de curso, sin embargo, nosotros mismos estamos mostrando a nuestros hijos menores de edad en cuentas abiertas a millones de desconocidos.

¿Por qué entre algunos padres existe la necesidad de publicar los momentos familiares más íntimos? Probablemente sea por una necesidad de reafirmar su felicidad esperando que, una vez subida la imagen, los amigos empiecen a comentar lo guapos que están sus pequeños. O quizá sea solo para compartir esas fotos con otros familiares y amigos, pero en ese caso, es mejor hacerlo a través de los programas de mensajería instantánea.

A veces no nos damos cuenta de la incidencia que tienen las redes sociales en la seguridad de los niños y adolescentes. Muy a menudo nos encontramos con el problema del acceso inadecuado a la red en los propios domicilios, sin un control parental adecuado o sin validar las fotos que los propios hijos suben a su cuenta de Instagram. Gestos tan ingenuos como subir una foto en la playa o en el baño puede acabar en páginas no deseadas.

Nuestros hijos, de alguna manera u otra son nuestro propio reflejo, si ejercemos el uso de las redes sociales con responsabilidad, ellos lo harán de la misma forma. Es muy importante que sepamos cómo gestionar nuestras fotos familiares, pero es más importante que se lo expliquemos a nuestros hijos.

En ocasiones no somos conscientes de que en el fondo de una fotografía se puede leer la matrícula de nuestro coche o el letrero de nuestra calle. Tampoco nos damos cuenta de la cantidad de veces que estamos diciendo que estamos de vacaciones dejando la casa vacía, dando facilidades a los ladrones.

Otra reflexión sobre estas publicaciones es que, aunque creemos que mientras sean menores nosotros somos los protectores de su intimidad, ellos quizás no quieran en el futuro que sus momentos más íntimos sean difundidos fuera del círculo familiar o de los amigos más cercanos y seguramente haya fotos de las que se avergüencen con los años. ¡Imagínate que tu viejo álbum de fotos estuviera a la vista de todo el mundo!

Qué hacer antes de publicar una fotos de tu hijo en redes sociales 

Por todo esto, publicamos una serie de consejos de la Asociación de Internautas que pueden venirte bien a la hora de publicar fotos con tu familia:

1. En tu red social en la configuración de la seguridad, cerciórate que tu perfil sea privado y acota al máximo la difusión que le vas a dar a las imágenes.

2. No etiquetes las imágenes con el nombre real de los menores para que no sean indexadas en buscadores.

3. No publiques nunca fotos de los niños con poca ropa, aunque sea en traje de baño. Esas imágenes pueden caer en manos redes de pornografía infantil.

4. No des pistas. Revisa las imágenes antes de difundirlas para comprobar que no aparecen detalles del lugar en el que ha sido  tomada, por ejemplo, placas con nombres de las calles o carteles con el nombre del centro educativo al que acuden. No difundas tampoco sus rutinas como los horarios ni lugares en los que toman sus actividades extraescolares.

5. Pide permiso. Tanto si la imagen es de tu hijo, como si vas a compartir imágenes en las que el menor aparece con amigos, siempre debes preguntar tanto al progenitor/a de tu hijo, como al resto de padres.

Recuerda que si te gusta publicar fotos de tus hijos no estás haciendo nada ilegal, pero piensa que no siempre nuestras imágenes más íntimas son del interés de los demás y hazte una pregunta: ¿A mis hijos les gustaría ver esta foto publicada cuando sean más mayores? ¡La respuesta la tienes tú!

Guía Infantil | Virginia Vicente Pascual

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Niños
Los comentarios están cerrados.

Lea también

11 cosas que tienen que aprender los niños para ser adultos felices

Ayudemos a nuestros hijos a tener un futuro mejor. Si le preguntásemos a cualquier padre q…