Embarazo: ¿Son seguros los viajes en avión?

192

Para muchas personas, los viajes en el periodo de gestación no es sinónimo de vacaciones. Y no es del todo incorrecto pensar de esa manera, puesto que en esta etapa hay que extremar las precauciones antes del viaje y visitar al ginecólogo para recibir las instrucciones necesarias antes de volar.

Ahora bien, si se trata de un embarazo de alto riesgo lo más probable es que el especialista aconseje no realizar el viaje por las complicaciones que podrían presentarse durante el vuelo, teniendo en cuenta, también, la duración del mismo.

De hecho, algunas aérolíneas comerciales prohiben que mujeres con más de 36 semanas de embarazo realicen el viaje. Se pueden presentar excepciones como el tener un permiso médico, pero es importante revisar las políticas de cada empresa.

Especialistas recomiendan que el viaje se realice en el segundo trimestre del embarazo, es decir, entre el tercer y sexto mes de gestación.

Tips a la hora de viajar en avión

  • Es probable que presentes hinchazón en los pies y las piernas, por lo que quitarte los zapatos en el avión puede ahorrarte molestias. Prevé esta situación y carga contigo zapatos anchos.
  • Si es un vuelo largo, debes levantarte y caminar cada hora, aproximadamente para estirar las piernas y mejorar la circulación.
  • Al estar sentada, realiza movimientos rotatorios de los tobillos.
  • Ingiere mucha agua antes y durante el viaje. Evita al máximo las bebidas gasesosas y el café porque a pesar de que pueden saciar la sensación de sed, realmente deshidratan.
  • No está demás que traces un plan de contingencia dado el caso en que durante el vuelo llegaras a necesitar atención obstétrica.
  • Abróchate el cinturón de la manera adecuada, que no te lastime a ti, ni lastime al bebé.
  • No comás demás. No es bueno que sobrecargues el estómago y procura alimentarte de manera nutritiva.

Al igual que las mujeres que no se encuentran en embarazo, es normal que llegues a sentir náuseas al despegue y aterrizaje del avión, y que los cambios de la presión generen dolor de cabeza o taponamiento de oídos. Pero despreocúpate, estos efectos no tienen nada que ver con tu estado y no representan ningún peligro para ti ni para tu bebé.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Desparasitación intestinal en niños: cómo, cuándo y por qué es importante hacerlo

Los parásitos intestinales constituyen un peligro real para la salud de millones de niños …