Cirugía metabólica y bariátrica pediátrica: evidencia, barreras y mejores prácticas

225

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Con relación a la cirugía metabólica y bariátrica hablaremos de la obesidad. La obesidad severa entre los jóvenes es una “epidemia dentro de una epidemia” y presagia una esperanza de vida más corta para los niños de hoy en comparación con los de la generación de sus padres. 

“La obesidad severa ha superado las formas menos severas de obesidad infantil en prevalencia, y afecta desproporcionadamente a los adolescentes”. 

La evidencia emergente ha relacionado la obesidad severa con el desarrollo y la progresión de múltiples estados comórbidos, incluido el aumento del riesgo cardiometabólico, que resulta en daño de órganos terminales en la edad adulta. 

El tratamiento de modificación del estilo de vida ha logrado un éxito moderado a corto plazo entre los niños pequeños y aquellos con formas menos graves de obesidad, pero hasta la fecha no hay estudios que demuestren una pérdida de peso significativa y duradera entre los jóvenes con obesidad severa. 

Por lo tanto, “la cirugía metabólica y bariátrica se ha convertido en un tratamiento importante para adultos con obesidad severa y, más recientemente, se ha demostrado que es una estrategia segura y efectiva para grupos de jóvenes con obesidad severa”.

Sin embargo, los datos actuales sugieren que los jóvenes con obesidad severa pueden no tener acceso adecuado a la cirugía metabólica y bariátrica, especialmente entre las poblaciones desatendidas. 

Este informe resume la evidencia actual con respecto a la cirugía bariátrica en adolescentes, ofrece recomendaciones para profesionales y formuladores de políticas, y sirve como acompañante de un informe técnico adjunto, “Cirugía metabólica y bariátrica para pacientes pediátricos con obesidad severa“, que proporciona detalles y evidencia de apoyo, especialmente entre las poblaciones desatendidas. 

 La obesidad “severa” (obesidad de clase 2 o superior) se define como tener un IMC ≥35 o ≥120% del percentil 95 para la edad y el sexo. 

Datos recientes de NHANES (2014–2016) informan la prevalencia de obesidad severa en los jóvenes con un 7,9% en general, un 9,7% en los de 12 a 15 años y el 14% en los de 16 a 19 años. Estas cifras representan casi el doble desde 1999 y equivalen a 4.5 millones de niños en los Estados Unidos afectados por obesidad severa. 

Estos niños tienen un alto riesgo de desarrollar enfermedades crónicas y progresivas, como:

  • Hipertensión
  • Dislipidemia
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Síndrome de ovario poliquístico
  • Diabetes mellitus tipo 2
  • Enfermedad del hígado graso
  • Disfunción ósea y articular
  • Depresión
  • Aislamiento social
  • Mala calidad de vida.

El bypass gástrico Roux-en-Y (RYGB) a menudo se conoce como el estándar de oro para el tratamiento quirúrgico de la obesidad severa en adultos y adolescentes. Este se realiza mediante el uso de técnicas quirúrgicas laparoscópicas mínimamente invasivas. 

El bypass gástrico produce una pérdida de peso significativa como resultado de sus efectos sobre el apetito, la saciedad y la regulación del equilibrio energético”. 

La gastrectomía vertical en manga (VSG) conduce a la pérdida de peso a través de efectos similares sobre el apetito, la saciedad y la regulación del equilibrio energético y puede reducir el apetito a través del vaciado gástrico retardado y mecanismos de retroalimentación neurohormonal alterados. 

“VSG es el procedimiento bariátrico más común realizado en adultos y se está volviendo más común entre los adolescentes”. 

La banda gástrica ajustable laparoscópica (LAGB, por sus siglas en inglés), un procedimiento reversible que representó aproximadamente un tercio de todas las operaciones bariátricas en los Estados Unidos hace una década, ha experimentado una disminución significativa en el uso entre adultos debido a la efectividad a largo plazo limitada y mayor Tasas de complicaciones de lo esperado. 

Resultados decepcionantes en el contexto de pocos estudios prospectivos en la población pediátrica han resultado en una disminución similar en el uso de LAGB entre los adolescentes. 

“Actualmente, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos limita el LAGB a personas de 18 años o más”.

Para más información, ingrese aquí: https://pediatrics.aappublications.org/content/early/2019/10/24/peds.2019-3223

Fuente: Pediatrics AAP Publications

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

La enfermedad de Crohn afectaría el crecimiento normal de los niños

Cuando los pacientes pediátricos son diagnosticados con enfermedades del intestino deben s…