Cirugía mínimamente invasiva en niños

429
Cirugía mínimamente invasiva en niños

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

La cirugía mínimamente invasiva, también conocida como laparoscopía o toracoscopía existe desde el comienzo de los 90, donde se utilizaba como una herramienta diagnóstica por ginecólogos y cirujanos. No es hasta el comienzo de los 1980 cuando se considera una modalidad terapéutica para remoción de vesícula biliar en pacientes adultos con piedras. Al pasar de los años, esta técnica evolucionó y comenzó a ser utilizada para múltiples padecimientos, en pacientes de todas las edades, incluyendo niños y recién nacidos. 

¿Cómo funciona?

La técnica se basa en introducir una pequeña cámara de 3 a 5mm dentro de la cavidad abdominal o torácica. La cavidad se insufla con aire (bióxido de carbono) y crea un espacio con buena visibilidad para una cirugía. Se crean pequeñas incisiones adicionales en las que se introducen los instrumentos necesarios para completar el procedimiento dentro de la cavidad. Esto, sin tener que abrir al paciente para introducir las manos y realizar la cirugía. 

Estas son las mismas cirugías realizadas con las técnicas abiertas pero con mejores resultados cosméticos y -en algunas de ellas- menor dolor, menor duración de estadía hospitalaria, menor tiempo operatorio y de anestesia.

¿Cuándo se utiliza?

Actualmente, utilizamos esta técnica para tratar a niños con condiciones como:

  • Apendicitis
  • Piedras en la vesícula
  • Hernias inguinales
  • Biopsias de tumores
  • Escisión de tumores
  • Inserción de tubos alimenticios
  • Tratamiento de burbujas pulmonares
  • Remoción de bazo
  • Tratamiento de reflujo gastroesofágico
  • Testículo no-descendido
  • Tratamiento de algunas condiciones neonatales
  • Problemas del diafragma
  • Resecciones intestinales

Casos de manejo

  1. Para los pacientes de apendicitis se hace una incisión en el ombligo y dos adicionales en el área suprapúbica y cuadrante inferior izquierdo del abdomen. Una vez la apéndice es separada de sus conexión al intestino grueso, se introduce en una bolsa y se extrae por el ombligo. Los pacientes operados por laparoscopia tienen un menor riesgo de desarrollar infecciones de herida y mismo riesgo de desarrollar colecciones de pus en el abdomen después de ser operados para apendicitis perforada.
  2. La colecistectomía laparoscópica o escisión de la vesícula biliar es la intervención laparoscópica con la que mayor experiencia tenemos. Esta consiste en introducir una cámara por el ombligo y tres instrumentos adicionales para retraer la vesícula y realizar el procedimiento.
  3. Las hernias inguinales se han realizado de manera abierta con extraordinarios resultados desde hace muchos años. Los proponentes de esta técnica mencionan que la herida, a pesar de ser más larga que las heridas laparoscópicas combinadas, se encuentra en un área donde no es visible pues se esconde con el pantalón. Esta se realiza utilizando una aguja introducida percutáneamente y guiada por un laparoscopio y un instrumento transabdominal.
  4. La cirugía toracoscópica pediátrica se basa mayormente en el tratamiento de enfermedades dentro del pecho como efusiones parapneumónicas que no responden a drenaje, resecciones de lóbulo de pulmón en infantes con enfermedad cística del pulmón, secuestros broncopulmonares, resección de burbujas apicales, cáncer, algunas condiciones esofágicas y otras de diafragma. Se utilizan los mismos principios de la cirugía laparoscópica pero insuflando con una menor presión de aire para colapsar el pulmón parcialmente. 
  5. En relación a cirugía de cáncer, limitamos la laparoscopía/toracoscopía a biopsias y escisión de tumores relativamente pequeños, pues -en ocasiones- los tumores son mucho más grandes que las incisiones que realizamos para llevar a cabo el procedimiento. Esta opción debería ser discutida con su cirujano en la visita a la oficina. 
  6. En términos de cirugía intestinal, cualquiera de ellas puede ser realizada por vía laparoscópica. Esto depende de la experiencia de su cirujano pediátrico y la condición médica, pues en algunos casos la cirugía laparoscópica podría exponer al paciente a una larga anestesia. En estos pacientes se pueden realizar abordajes híbridos o simplemente realizarla abierta.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Salud orienta sobre vacunas requeridas a estudiantes para el nuevo semestre escolar

Departamento de Salud enfatizó en las vacunas que cada estudiante debe tener al día, para …