Los únicos alimentos líquidos que un bebé de 6 meses puede tomar

206

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Como padres nos emocionamos cuando nuestro bebé inicia su alimentación complementaria (como cualquier otro logro que va consiguiendo en las distintas etapas).

A partir de que el niño empieza a probar nuevas cosas, surgen muchas dudas. ¿Qué alimentos líquidos puede tomar un bebé de seis meses? ¿Cómo hacer esa introducción de nuevos alimentos? ¿Cómo ofrecérselos? En esta ocasión, nos vamos a centrar en los líquidos, tan necesarios para una buena hidratación. 

La importancia de los 1.000 primeros vidas para prevenir enfermedades en niños

La alimentación es uno de los aspectos más importantes en la vida del ser humano y por eso debemos cuidarla desde el primer día del nacimiento de un bebé.

En estas primeras etapas, sin duda alguna, la leche materna es el alimento ideal para el pequeño, pero los siguiente días también van a ser cruciales para su salud, por ello quiero que conozcas un término que quizá te suene familiar: los primeros 1000 días. 

¿A qué nos referimos los sanitarios cuando hablamos de los primeros 1000 días para un bebé?

No es más que la alimentación recibida por el pequeño durante el embarazo (270 días aproximadamente, pero aquí variará según la fecha de parto) + su primer año de vida (365 días) + el segundo año de vida de tu bebé (365 días). 

La suma, como ya sabrás, da como resultado 1.000 días. Si la alimentación durante este tiempo no es la adecuada, es lo que va a determinar que tu hijo aumente el riesgo de sufrir enfermedades prevenibles en la vida adulta como la diabetes, hipertensión u obesidad, entre otras. 

Qué líquidos puede tomar un bebé de 6 a 12 meses 

Muchas madres se preocupan por cómo alimentar a su bebé, pero otras se dejan llevar más por lo que dice la vecina, la amiga o  la abuela (espero no sea tu caso) y administran a su bebé alimentos que ‘no son recomendados’  por las diferentes academias de nutrición o sociedades pediátricas. 

Y, aunque pueda resultar increíble de leer y, sobre todo de entender, he llegado a ver en mi consulta casos en los que le ofrecen al bebé de 6 meses (en este post me voy a referir a los bebés de 6 a 12 meses de edad) aguas aromáticas malta, té, coladas, jugos naturales y/o procesados, bebidas azucaradas e, incluso achocolatadas, sin saber el daño que cualquiera de ellas puede ocasionar en la salud del pequeño.

Por ello, quiero comentarles (basada en soporte científico) qué líquidos puede recibir tu bebé (de 6 a 12 meses). Estos son básicamente solo tres:

– Lactancia materna a demanda
Tu leche está compuesto en un 88 % por agua, así que puede cubrir perfectamente todas las necesidades del pequeño. Y es que la leche del principio le calma la sed y la leche del final de la mamada el sacia el hambre. De ahí que incluso en climas extremadamente calurosos no necesitan tomar agua si tiene menos de 6 meses. 

– Fórmula infantil, en el caso que no se haya logrado la lactancia materna.

– Agua pura.
El agua pura se puede y se debe dar a partir de los 6 meses de edad cuando el bebé inicie la alimentación complementaria, no antes, por muchas razones, entre ellas: mayor probabilidad de abandonar la lactancia, mayor riesgo de contaminación y, por ende, enfermedades diarreicas (sus riñones son inmaduros y le pueden ocasionar algún tipo de problemas o patologías graves). 

Cuando el bebé rechaza el agua en las comidas 

Algo que puede ocurrir, pero por lo que no hay que alarmarse es ‘¿Qué pasa si el bebé no quiere tomar agua al iniciar la alimentación complementaria?’ Y la respuesta es bien sencilla: no pasa nada. Su fuente principal de agua seguirá siendo la leche materna, sin embargo, debes ofrecer agua para que él se vaya relacionando y la acepte a medida que pase el tiempo.

Hay personas que optan por los jugos, pero aquí hay que tener mucho cuidado. Los zumos envasados no son recomendados por su carga de azúcar (simple es elevada), lo cual trae como consecuencia un aporte excesivo de calorías. Además, carecen de fibra, lo que traduce todo esto a mayor riesgo de caries dental, diabetes y obesidad.

Lo mejor, si queremos que el pequeño tome fruta, es ofrecérsela ¡a bocados! Así evitamos que se pierdan las vitaminas y minerales y, por supuesto, nunca echarles azúcar porque la fruta por sí sola ya lo contiene.

Cargue Artículos Más Relacionados
Comentarios cerrados

Mira además

Juegos para estimular las habilidades infantiles

Existen diversidad de juegos para estimular las habilidades infantiles. Al respecto, debem…