Mitos en torno a los recién nacidos

342

El acompañamiento durante el período de recién nacido (primer mes de vida extrauterina) es fundamental en la vida del ser humano por su alta vulnerabilidad, pero, al mismo tiempo, por su alta potencialidad para el desarrollo. La interacción durante este mes hace que las acciones que lo afecten favorable o desfavorablemente influyan para el resto de su vida con mayor o menor intensidad, según los cambios que generen en su cuerpo y mente.

Quien ejerce la puericultura, entendida como los cuidados de los adultos durante el proceso vital de los niños y adolescentes, necesariamente debe considerar los mitos (atribuir cualidades que no se tienen) y las realidades (lo que ocurre verdaderamente) antes de brindar una atención que sea humanizada y humanizante al recién nacido que está a su cuidado.

Es común escuchar en nuestro medio apreciaciones y recomendaciones en relación con los cuidados del recién nacido, las cuales deben ser analizadas pensando siempre en el interés superior (lo que más le conviene para su bienestar y desarrollo) antes de ponerlas en práctica durante la crianza.

Mitos y preguntas más comunes sobre los neonatos

• Un recién nacido no ve, no huele y no distingue sabores.

Falso. El ser humano sano que nace a término (aproximadamente a las 40 semanas de gestación) tiene un buen desarrollo de todos los órganos de los sentidos, pero la agudeza visual no es como en el adulto o el niño mayor, pues solo ve nítidamente un objeto ubicado de 20 a 30 centímetros de sus ojos, suficiente para ver la cara de su cuidador y los móviles de su cuna.

¿El recién nacido debe dormir boca arriba o boca abajo?

Debe dormir boca arriba, para disminuir la posibilidad de la muerte súbita del lactante, que es menos probable en esta posición.

¿Se debe envolver al recién nacido cuando duerme para que no se enfríe y crezca bien derecho?

Esta costumbre no es recomendable porque impide el libre movimiento de las cuatro extremidades, necesario para su desarrollo. Además, puede ocasionar dificultades posteriores en el movimiento de las articulaciones, especialmente de la cadera. También las manos deben estar libres para el desarrollo del tacto y la motricidad fina.

Si tiene fiebre o está con gripa, ¿lo puedo bañar?

Si el baño es con agua tibia, rápido y sin corrientes de aire frío, se puede bañar al recién nacido sin riesgos para su salud. Al terminar el baño se debe vestir al bebé de inmediato. Es necesario señalar que el mayor riesgo durante el baño de un recién nacido es el frío, pues este podría alterar las defensas del sistema respiratorio y facilitar complicaciones en su salud.

A veces mi bebé deja de respirar, ¿estará enfermo de los pulmones?

Todo recién nacido tiene una respiración irregular, con frecuencia muy rápida, a veces lenta y con pausas por algunos segundos, lo cual ocurre por una relativa inmadurez del centro respiratorio durante los primeros días posparto.

Fuentes: Crianza y Salud, Infosalus

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Las razones para hacerle a su bebé una evaluación auditiva

​Antes de salir del hospital y llevarse a su bebé a casa, deben hacerle a su bebé una eval…