Reflexología: masajes sanadores para el bebé

799

Redacción Pediatría y Familia

¿Sabías que las habilidades y los ‘súperpoderes’ maternales también están en tus manos? Los especialistas hablan mucho sobre la intuición de las mamás, los efectos físicos de la maternidad en el cuerpo de la mujer y también, de los cambios psíquicos y psicológicos que ocurren después del embarazo. Otros profesionales de la salud, dan cuenta de los beneficios de la comunicación piel con piel entre madre e hijo.

Desde hace mucho tiempo, y ahora con el auge de las terapias alternativas, los pediatras y parteras recomiendan a madres y padres aplicar la reflexología en casa para que los bebés crezcan sanos y fuerte y establezcan un vínculo fuerte con sus progenitores.

Si no conoces en qué consiste esta terapia, seguro reconocerás haberla realizado en más de una ocasión cuando leas la explicación.

¿Y qué es la reflexología?

Se entiende como reflexología a la técnica que emplea masajes en manos y pies para aliviar dolencias y malestar en el cuerpo, reforzar el sistema inmunológico y relajar a quien recibe el masaje. Los expertos en la materia afirman que los bebés y niños pequeños son los candidatos a recibir esta terapia porque sus tejidos son bastante suaves. Es decir, que el alivio que produce el masaje se da de forma casi instantánea.

La terapia fundamenta su efectividad en el trabajo que hace sobre los puntos reflejos. Es decir, en las zonas de las plantas de manos y pies que corresponden a un órgano del cuerpo humano. Cuando se presentan molestias corporales, los reflexólogos pueden detectarlas a través de un masaje en la zona plantar, en las que se perciben los bloqueos de energía que impiden el funcionamiento normal del organismo.

Para el caso de los bebés y niños, la modalidad de reflexología es la reflexología podal. Es decir, la que se concentra en las terminaciones nerviosas que están en la planta de los pies.

¿Cómo puedo hacer sesiones de reflexología en casa?

Por fortuna, la reflexología es una técnica sencilla si se quiere aplicar a nuestros pequeños. Lo más necesario es aprender el mapa de los órganos del pie y la forma correcta de hacer los masajes para que se produzca el efecto deseado.

Según los reflexólogos, en los bebés solo existen 7 áreas definidas que corresponden a todo su cuerpo: cabeza y dientes, senos paranasales, bronquios y pulmones, abdomen superior e inferior y pelvis. En este mapa puedes identificar las zonas antes mencionadas.

Crédito: Somosmamas.com.ar

El masaje se realiza con la yema de los dedos. Debe presionarse suavemente y mover el dedo en círculos sobre el área en la que se concentre el masaje o en toda la planta del pie. Cada ‘sesión’ de reflexología en el bebé debe tener una duración de 15 minutos, aproximadamente. Además, el espacio en que se realizan las terapias debe permanecer en calma para que el bebé se relaje y los efectos de los masajes se perciban más rápido.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Las diferencias en el cuidado de bebés prematuros

Durante la gestación, una de las preocupaciones más comunes es la posibilidad de tener un …