Cómo educar a niños distraídos o despistados

1,688

Hay niños distraídos o que se distraen con un ruido, una luz o con sus propios pensamientos. Les cuenta concentrarse y esto hace que vayan más lentos a la hora de aprender conocimientos.

Estos no son niños especialmente nerviosos. Es más, pueden ser niños tranquilos que, sin embargo, van a un ritmo más lento porque se despistan y no prestan la suficiente atención. ¿Cómo podemos ayudarles?

Los niños distraídos y el Déficit de atención (TDH)

“No es lo mismo niño distraído que niño con Déficit de atención (TDA/H)”.

El Déficit de Atención es un problema que afecta a una proporción mínima de niños. ¿En qué se diferencian?

El TDA/H (Déficit de atención e hiperactividad), se produce cuando el problema de concentración del niño es severo y no evoluciona. Los síntomas aparecen antes de los siete años y se dan tanto en el colegio como en el hogar. Se diagnostica a partir de una serie de pruebas, ya que se trata de un problema o disfunción en algunas áreas del cerebro.

No obstante, la mayoría de los niños distraídos no sufren TDA/H. Sólo se trata de problemas de concentración. Puedes ser niños soñadores o despistados. O tal vez niños inquietos o muy nerviosos. 

 Consejos para ayudar a los niños distraídos 

Cuando un niño se distrae con más facilidad de lo normal, lo nota en el proceso de aprendizaje. Adquiere conocimientos de forma más lenta y las tareas en casa se convierten en una pesadilla para los padres. Sin embargo, es fundamental no regañar al niño ni mostrarse enfadado. El niño podría sentirse ‘fracasado’ y culpable. 

Ten en cuenta estos consejos para ayudar a tu hijo a concentrarse más en las cosas:

  • Asegúrate de que duerme lo suficiente y que descanse. Hay niños que duermen mucho pero mal y al final no pueden rendir bien porque están cansados.
  • Mírale a los ojos cuando le hables y le pidas algo. Es la mejor forma de asegurarte de que está atendiendo.
  • Cuando trabajes en casa con él, crea una zona de trabajo sin elementos que le puedan distraer. Aparta luces, juguetes y objetos que puedan llamar su atención. Y respeta siempre un mismo horario. Crea una rutina de trabajo.
  • No dejes las tareas más difíciles para el final. Estará cansado y perderá el interés por esforzarse.
  • Anímale a que resuma con frases cortas lo que acaba de hacer. Le obligarás a concentrarse y hacer memoria.
  • Existen juegos que ayudan a ejercitar la memoria y la concentración, como el juego de ‘Simón responde’ o los que se basan en ‘Memory cards’. 
  • Por último, ten mucha paciencia. La concentración es algo que se trabaja poco a poco. No esperes resultados de un día para otro.

De: Guía Infantil

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Alergias en niños: qué son, cuáles son sus causas y cómo evitarlas

La alergia es una reacción del sistema inmunitario a una sustancia del ambiente llamada al…