Conoce los secretos de los programas de TV infantiles

1,340

La mayoría de nosotros tenemos uno o varios programas de TV favorito de nuestra infancia. Si tienes hijos, es probable que encuentres extraño e incluso aterrador algún programa que ven tus hijos.

Por ejemplo, mi sobrino de 1 año y medio no comparte mi escepticismo. A medida que avanza el episodio se pega cada vez más a la pantalla, sonriendo, chillando y diciendo: ‘¡Guau!”. Asimismo, mi hija de 8 años también lo mira maravillada, con la boca abierta.

Sin embargo, a nosotros como adultos siempre nos va a surgir esta pregunta ¿Qué tienen estos programas de televisión que los hace tan cautivadores para su joven audiencia, pero que resultan tan extraños a ojos de un adulto? Como madre, me pregunto si ver televisión a una edad tan temprana es una experiencia saludable para los niños, o si esa actividad puede perjudicar su desarrollo.

El hecho de que no comprenda estos programas no ayuda. Pero parece ser que las cosas raras funcionan.

Los programas de TV infantiles, un mundo diferente

El cerebro de los niños pequeños procesa la información de manera distinta al de los adultos”.

Así que, lo que es raro para nosotros, a menudo es sumamente entretenido para ellos.

Una mejor comprensión de esas diferencias podría ayudar a crear programas de televisión más saludables y atractivos para ellos, ayudándoles a entender el mundo mientras se divierten.

Y también podría servirnos a los padres a tomar mejores decisiones sobre el tipo de televisión que permitimos que vean.

Una investigación dio a conocer por ejemplo que, Plaza Sésamo, que celebró su 50 aniversario en 2019, empleó a psicólogos del desarrollo y a expertos en educación en su equipo de producción desde el principio.

“Su co-creador pensó que la televisión podría usarse como una herramienta educativa para preparar mejor a los niños para la guardería”.

Aunque este era un programa entretenido, también estuvo -y sigue estando- creado con unos objetivos de aprendizaje específicos.

La misión de Plaza Sésamo era ayudar a los niños a crecer siendo más inteligentes, fuertes y amables“,

le dice a la BBC Rosemarie Truglio, psicóloga del desarrollo y vicepresidenta de currículum y contenido en Sesame Workshop.

¿Tuvo éxito?

Sin duda. A finales de la década de 1960, en la mayoría de los hogares estadounidenses había un televisor, pero si podían o no ver Plaza Sésamo dependía de dónde vivían porque en algunas áreas la señal era más débil.

El simple hecho de verlo constantemente mejoró el rendimiento escolar de los niños“,

cuenta Phillip Levin, un economista del Wellesley College de Massachusetts, citando resultados de un estudio que publicó junto a Melissa Kearney en la Universidad de Maryland.

Descubrieron que los niños que veían Plaza Sésamo eran más proclives a tener un mejor desarrollo académico que quienes no lo veían.

No obstante, como padres debemos tener mucho cuidado con los programas que dejamos ver a nuestros hijos, pues cabe resaltar que no toda la televisión para niños es educativa.

De: BBC

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Hurgarse la nariz: ¿cómo quitarle esta manía a mi hijo?

La rinotilexis, nombre que recibe el acto de hurgar la nariz, es una de las manías más des…