La botella de la alegría: un cuento sobre la felicidad para niños

2,015

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Te ofrecemos un cuento infantil fantástico para hablar con tu hijo sobre la tristeza y la alegría. El protagonista de esta historia acude a una tienda en donde se vende alegría y felicidad porque está muy triste. Halla la respuesta en este cuento corto: ‘La botella de la alegría’, una bella metáfora para leer con tu hijo.

La botella de la alegría

Había una vez un establecimiento donde se vendían al peso alegría y felicidad.

Un día, llevado por los rumores, llegó a la tienda un hombre muy triste. Iba encorvado y arrastrando los pies. Se plantó delante del tendero y preguntó con voz lánguida:

– ¿Venden aquí alegría?

– ¡Claro! – le dijo corriendo a la trastienda.

El tendero volvió enseguida y dejó encima del mostrador una botella transparente, aparentemente vacía. La envolvió cuidadosamente y la introdujo en una bolsa.

– Aquí tiene – le dijo, ofreciéndole la compra con una gran sonrisa.

El hombre lo miró extrañado, pero viendo al tendero tan seguro, le pagó y salió de la tienda con la sensación de haber sido estafado.

Cuando llegó a casa abrió el envoltorio y encontró un papel en el que decía: Cuando lo embargue la tristeza, siga las instrucciones:

  • Quitar el tapón y aspirar profundamente el aire de la botella.
  • Taponar inmediatamente la botella.

‘Se recomienda no hacer más de una aspiración al día. Puede ocasionar empacho de felicidad’.

El hombre triste siguió cuidadosamente las instrucciones, y decidió en ese mismo instante probar sus efectos.

Destapó la botella y aspiró con fuerza.

– Fiuuuuuuuuuuuu.

Rápidamente, siguiendo las instrucciones, volvió a taponar la botella.

A los pocos minutos empezó a sentirse muy contento. Canturreaba y bailaba dando vueltas por toda la casa. Salió a la calle y, sonriendo a todos, vio que todo el mundo le devolvía la sonrisa. A la hora de regresar el efecto milagroso se iba pasando y, poco a poco, se volvió a poner triste. Se acostó pensando que hacía años que no se había sentido tan feliz.

Al día siguiente, nada más despertar, destapó la botella y aspiró con mucha fuerza tapándola inmediatamente.

– Fiuuuuuuuuuuuu.

Al momento, le entró apetito y se preparó un zumo de naranja, unas tostadas con aceite y jamón y unas ciruelas, que le supieron a gloria. Se puso de muy buen humor.

Salió a la calle y, lo mismo que el día anterior, empezó a cantar y bailar demostrando a todos su alegría. No fue hasta el anochecer cuando notó que de nuevo la tristeza se apoderaba de su ánimo. A pesar de saber que no debía hacerlo, fue a buscar la botella, la destapó y aspiró con todas sus fuerzas tres veces seguidas.

– Fiuuuuuuuuuuuu,  fiuuuuuuuuuuuu, fiuuuuuuuuuuuu.

Al momento, comenzó a reír cómo un loco. No paró de bailar, cantar y reír en toda la noche, hasta que estuvo tan cansado que cayó embriagado.

No despertó hasta el atardecer del día siguiente. Efectivamente, había tenido un empacho de felicidad tan grande que estaba exhausto. No aspiró el aire milagroso esa tarde.

A la mañana siguiente no se despertó tan triste como en otras ocasiones, era como si el efecto del aire se mantuviera. Decidió no aspirar de la botella hasta casi mediodía.

– Fiuuuuuuuuuuuu.

Ahora, solo una vez. Y de nuevo se puso muy alegre contagiando a todo el que veía.

Así estuvo un tiempo. Notó que cada vez tenía menos necesidad de aspirar el aire de la botella, porque sin apenas darse cuenta fue olvidando su tristeza. Tanto, que un día se olvidó de ella por completo.

Algunas preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Puedes comprobar si tu hijo permaneció atento al cuento. Utiliza par ello estas sencillas preguntas de comprensión lectora:

1. ¿Qué pidió el hombre triste en la tienda de la felicidad?

2. ¿Qué advertencia le hizo el vendedor de la tienda?

3. ¿Le sirvió al hombre la botella de la felicidad?

4. ¿Qué le pasó cuando tomó demasiado aire de la alegría?

5. ¿Cómo consiguió el hombre vencer la tristeza?

Este cuento también se puede aprovechar para hacer reflexionar a los niños sobre las emociones de las que habla: la felicidad, alegría y tristeza.

Para conocer el punto de vista de los pequeños sobre este tema, hay que dejarles hablar y escucharles. Sin embargo, está bien dirigir la conversación con algunas preguntas que te ayudarán a saber la opinión de tus hijos. Las siguientes cuestiones te podrían ayudar:

– ¿Qué es para ti la felicidad? ¿Y la tristeza?

– ¿Te acuerdas de algún momento de tu vida en el que hayas sido especialmente feliz? ¿Y triste?

– ¿Qué haces tú cuando estás triste?

– ¿Cómo podrías ayudar a tus amigos, padres o hermanos para que estén más felices?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

El calor, la contaminación y el ruido influyen en el aumento de los partos prematuros

Las causas que relacionan el ruido y la temperatura con los nacimientos antes de tiempo ti…