La salud respiratoria infantil y la exposición a sustancias químicas

981

Estudio concluye que la exposición durante el embarazo y en la infancia a diferentes contaminantes químicos –parabenos, ftalatos y sustancias perfluoroalquiladas (PFAS)– se asocia con una disminución de la función respiratoria infantil.

Estos resultados, obtenidos a partir de los datos de más de mil madres y sus hijos e hijas, se han publicado en la revista The Lancet Planetary Health y representan una de las primeras aproximaciones al concepto de exposoma, que es la totalidad de las exposiciones a un amplio rango de factores ambientales, como cambios en el clima, contaminación del aire en entornos urbanos y en la vivienda, o sustancias químicas.

Hasta la fecha, se habían realizado muchos estudios sobre el impacto de los riesgos ambientales en la salud respiratoria durante los primeros años de vida, pero todos ellos se habían centrado en una sola exposición o en un grupo de ellas.

“Este estudio es el primero en utilizar el enfoque del exposoma para identificar asociaciones entre la exposición prenatal e infantil a un rango de importantes factores medioambientales y el deterioro de la función pulmonar, lo que implica un nuevo paradigma en la investigación de la salud ambiental”,

destaca Martine Vrijheid, investigadora de ISGlobal y cocoordinadora del estudio.

Prevenir el deterioro en la infancia

En un nuevo estudio realizado, se evaluó 85 exposiciones durante el embarazo y 125 en la infancia, relacionadas con el entorno exterior e interior, productos químicos o estilo de vida. A los 6 y a los 12 años, se realizó una espirometría a los niños y niñas para medir su función respiratoria.

Los resultados mostraron que la exposición prenatal a sustancias perfluoroalquiladas (PFAS) –de dos tipos: PFOA y PNFA– se asociaba con una menor función respiratoria en la infancia.

En cuanto a la exposición durante la infancia, el estudio asoció nueve exposiciones con una peor función respiratoria en niños y niñas. Cinco metabolitos de ftalatos – DEHP y DINP, que se utilizan principalmente como plastificantes y pueden ser ingeridos, inhalados o absorbidos por la piel-  fueron los que presentaron mayor asociación.

También una mayor aglomeración de viviendas y de densidad de servicios alrededor de la escuela también se relacionó con una peor función respiratoria.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Beneficios de la siesta en los bebés

La siesta del bebé puede ser un momento de descanso para ti y tu pequeño, pero hacer que e…