Depresión durante el embarazo perjudica al desarrollo cerebral en lactantes

233

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Según estudio, las pacientes que presentaron depresión y ansiedad durante el embarazo podrían tener mayores probabilidades de concebir lactantes con un desarrollo cerebral alterado, el cual podría estar relacionado con problemas conductuales más adelante en la infancia.

Los investigadores administraron un cuestionario a 101 mujeres durante el tercer trimestre del embarazo sobre depresión y síntomas de ansiedad. En general, seis pacientes tenían síntomas de trastorno depresivo mayor, cinco cumplían los criterios de depresión moderada y 42 cumplían los criterios de depresión leve.

Pruebas realizadas

Los investigadores adquirieron resonancias magnéticas cerebrales de los lactantes cuando tenían aproximadamente un mes de edad y hallaron más alteraciones en la estructura cerebral de los lactantes nacidos de pacientes que experimentaron al menos niveles moderados de depresión durante el embarazo.

Los patrones difieren según el género, «lo cual puede estar relacionado con que los niños y niñas tengan diferentes trayectorias de desarrollo y se vean afectados de manera diferente por ciertas experiencias tempranas de la vida«,

dijo Dean.

Hasta una de cada cinco mujeres embarazadas experimentan depresión y ansiedad, y la creciente evidencia vincula estas condiciones con peores resultados emocionales y conductuales en los niños, señalaron los investigadores JAMA Pediatrics.

En el estudio actual, los investigadores hallaron que la depresión y la ansiedad materna estaban relacionadas con cambios en la microestructura de la sustancia blanca, la cual comunica las diferentes regiones del cerebro.

Así mismo, la depresión no tratada durante el embarazo se asocia a recién nacidos con bajo peso, los cuales tienen mayores probabilidades de requerir cuidados intensivos postnatales.

Aún no es claro si los cambios observados en las resonancias magnéticas cerebrales durante la infancia persisten con la edad o si algún tratamiento para la depresión o ansiedad podría afectar el desarrollo cerebral de los lactantes.

Al igual que muchos medicamentos, los antidepresivos se encuentran en un área gris durante el embarazo, con insuficiente evidencia como para probar definitivamente los daños o beneficios. A menudo, los médicos pueden reservar medicamentos para pacientes con depresión más grave.

«Si bien hay datos que sugieren que algunos medicamentos para la depresión y la ansiedad pueden ser relativamente seguros para las mujeres embarazadas, también hay investigaciones que sugieren que dichos medicamentos pueden tener efectos sobre el desarrollo infantil«,

agregó Bridgett.

Para finalizar, Forbes agregó que puede que no sean significativos, podrían hacer que algunos niños sean más vulnerables a problemas graves.

Fuente: Medscape

Cargue Artículos Más Relacionados
Comentarios cerrados

Mira además

La violencia machista en la madre afecta al cociente intelectual del hijo

Un estudio ha encontrado que los hijos de madres que informaron haber sufrido violencia de…