Beneficios de la siesta en los bebés

¿Cuántas veces debe dormir mi bebé durante el día?

La mayoría de los recién nacidos duermen de dos a cuatro horas seguidas, a lo largo del día y de la noche. A esta edad no esperes ninguna clase de patrón de sueño.

Cuando tenga de 6 a 8 semanas, tu bebé probablemente empezará a dormir de forma menos errática: dormirá menos veces al día y por periodos más largos de tiempo. Lo más probable es que necesite de dos a cuatro siestas al día, o incluso más.

De los 3 a los 4 meses, muchos bebés empiezan a seguir un patrón de sueño diurno más predecible.

Haz lo posible por motivar a tu bebé a dormir siestas regularmente, pero recuerda que su temperamento y su ritmo biológico natural determinarán cómo y cuándo duerme. Hay bebés que desde que nacen duermen largos ratos durante el día y establecen fácilmente un patrón de sueño. Otros están muy a gusto haciendo siestas cortitas o durmiendo en horarios menos regulares.

Al cumplir 6 meses, tu bebé posiblemente dormirá de dos a tres veces durante el día: por la mañana, después de comer y al final de la tarde.

De los 9 a los 12 meses, la mayoría de los bebés han reducido el número de siestas a dos veces al día, por la mañana y por la tarde. Y a los 18 meses la mayoría de los niños dejan de dormir por la mañana pero siguen durmiendo por la tarde. Este patrón de sueño continuará hasta los 3 o 4 años, aunque muchos niños siguen durmiendo sus siestas hasta los 5 años.

Aunque éstos son los patrones comunes de sueño para los bebés y niños pequeños, no significa que todos los niños vayan a seguirlos. Cada bebé es diferente y tiene sus propias costumbres y preferencias a la hora de dormir.

Cómo empezar a programar las siestas del bebé

Cuando tu bebé tenga entre 3 y 4 meses puedes tratar de establecer un horario de siestas que sea compatible con sus ciclos de sueño naturales.

Identifica las señales
Presta atención a las señales de que tu bebé tiene sueño. ¿Empieza a restregarse los ojitos y a ponerse irritable en el medio de la mañana, o justo después de comer? ¿Casi siempre se queda dormido en el auto al principio de la tarde? ¿Notas alguna diferencia en su disposición y humor cuando duerme por periodos más largos o más cortos?

Si quieres, anota las señales de sueño de tu bebé y los horarios de sus siestas durante una o dos semanas. Así podrás visualizar mejor sus patrones de sueño y anticipar sus siestas.

Por ejemplo, si observas que casi todos los días tu pequeñín empieza a lloriquear y está listo para dormir alrededor de las 10 de la mañana, puedes ayudarle a dormirse antes de que se ponga demasiado cansado y molesto. Unos 15 a 20 minutos antes de la hora en que sabes que se pondrá soñoliento empieza a alimentarlo, cambiarlo y mecerlo suavemente, hablándole en voz baja y disminuyendo la intensidad de las luces. Así ya estará a medio camino de dormirse.

Mantén un horario estable

El objetivo es tener constancia: Procura programar las siestas de tu bebé para más o menos la misma hora todos los días. Si lo acuestas a las 3 de la tarde un día y a las 12:30 al día siguiente, por ejemplo, a tu hijo le costará más desarrollar un patrón de sueño regular.

De la misma forma, trata de evitar las actividades que interfieran con las siestas regulares de tu bebé. Si hay que recoger al hermanito mayor en la escuela precisamente a la hora de la siesta del bebé, por ejemplo, vale la pena buscar una alternativa. Tal vez tu pareja, una amiga o un pariente pueda recoger al niño mayor.

Si durante la semana tu bebé está en una guardería y duerme sus siestas en horarios programados, sigue ese mismo horario cuando esté contigo los fines de semana.

Lee más consejos sobre cómo crear un horario para tu bebé.

No te preocupes si hay interrupciones
No tienes que hacer que toda la casa gire alrededor de las siestas de tu bebé, sobre todo si tienes otros niños. Siempre habrá algún evento que te obligará a cambiar el plan de siestas, pero aunque te veas obligada a retrasar o eliminar alguna siesta de vez en cuando, no tienes que preocuparte. Si has establecido un horario sólido y regular con el que puedes contar, será más fácil regresar a él después de las inevitables interrupciones.

Tendrás que probar varias veces hasta descubrir el mejor horario para las siestas de tu bebé, y este horario probablemente cambiará a medida que tu pequeño crece. Presta atención a los hábitos y las necesidades de sueño de tu bebé, y adapta sus siestas según vayan cambiando.

Crea un ritual para la siesta

Una de las maneras de preparar a tu bebé para la siesta es crear una rutina, como lo haces de noche cuando lo acuestas. Esta será para tu niño la señal de que se acerca la hora de descansar, y le ayudará a bajar el ritmo y prepararse para dormir.

La rutina de la siesta no tiene que ser tan larga ni elaborada como su rutina nocturna: basta con un cuento, una canción y un abrazo, por ejemplo. Una vez que hayas creado una rutina que funcione y que los dos disfruten, atente lo más posible a ella.

 

Más consejos prácticos para las siestas

    • Para su seguridad, es importante acostar a tu bebé boca arriba, sobre un colchón o superficie firme, donde no haya juguetes, mantas ni almohadas.

 

    • No es indispensable ponerle pijama, pero asegúrate de que tu hijo vista ropa cómoda que no sea ni demasiado fresquita ni demasiado gruesa.

 

    • Cualquier actividad o diversión que hagas con tu bebé antes de la siesta deberá ser tranquila. Evita juegos ruidosos o demasiado estimulantes, los cuales podrían dificultar que se relaje y se duerma.

 

    • Siempre que sea posible, acuesta a tu niño para su siesta en el mismo lugar donde lo acuestas por la noche, para que aprenda a relacionarlo con el sueño.

 

    • Si vas a salir de viaje o sabes que no van a estar en casa a la hora de la siesta, asegúrate de traer sus libros y cualquier otra cosa (un muñequito de peluche, una cobija) que tu niño suele llevarse a la cama. Esto te ayudará a mantener la rutina de las siestas y de la hora de dormir dondequiera que vayan.

 

    • No esperes a que tu niño esté demasiado cansado para empezar la rutina de dormir. Si lo haces, puede agitarse demasiado y entonces le será más difícil dormir bien o quedarse dormido. Si tu niño pequeño no es muy amigo de las siestas, no te culpes ni pienses que no lo estás educando bien, aunque tu mejor amiga te cuente que su bebé duerme tres veces al día. Lo único que puedes hacer como madre es ofrecerle a tu hijo la oportunidad de dormir, preparándolo y acostándolo a horas regulares.

 

  • Si tu niño es de los que duermen “como los gatos” y despierta de la siesta en menos de una hora, observa su comportamiento. Si no se muestra demasiado cansado, molesto o difícil durante el resto del día, es porque está durmiendo lo suficiente.


Fuente: babycenter.com/ 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

El crecimiento del niño puede fluctuar

Durante la etapa de crecimiento el peso o talla de tu hijo puede acelerar o ralentizar sin…