Posiciones recomendadas para el parto, según expertos

280

Normalmente, la cultura occidental procura la posición horizontal durante el parto. Lo cierto es que es la menos cómoda para la mujer, y requiere una mayor intervención e instrumentalización por parte del personal médico. Esta posición es conocida como litotomía.

De hecho, algunas investigaciones científicas destacan que dar a luz con la espalda recostada sobre la camilla, supone algunas desventajas como la aparición de más cortes en el periné, más dolor y requiere mayor intervención por parte de los profesionales.

El inconveniente es que muchos centros no están preparados para que las mujeres permanezcan en posición vertical o caminen durante el trabajo del parto.

Desde la década de los 60’s, iniciaron los primeros estudios comparativos sobre las ventajas de parir optando por una postura vertical y horizontal, y los resultados fueron contundentes: Los especialistas afirman que las madres que se mantienen en posición vertical y caminan cuando ha iniciado la dilatación, reducen el tiempo de labor de parto en aproximadamente una hora.

Ventajas de las diferentes posturas del parto

De pie, caminando o meciéndose

  • Ayuda a aliviar el dolor de las contracciones
  • El bebé se encaja fácilmente en el canal del parto
  • Mayor eficacia de las contracciones uterinas
  • Mejor oxigenación fetal
  •  Menor necesidad de analgesia y oxitocina
  • Menor tasa de episiotomías

En cuclicllas

  • Los diámetros pélvicos están aumentados
  • Necesaria menor estimulación por oxitocina y menos partos instrumentales
  • Disminuyen las laceraciones perineales

Uso de fitball

  • Facilita la apertura de la pelvis

Sentada

  • Puede aliviar el dolor de las contracciones
  • La fuerza de la gravedad ayuda al descenso fetal
  • Facilita ver el nacimiento por parte de la madre
  • Mejora la eficacia y dirección de las contracciones uterinas

Posición cuadrúpeda / apoyo sobre manos y rodillas

  • Permite realizar balanceos pélvicos para aliviar el dolor
  • Facilita el acceso a la espalda materna para poder realizar masaje y contrapresión
  • Menos trauma perineal
  • Favorece el descenso fetal
  • La elasticidad perineal es mayor en esta postura.

Licotomía / acostada boca arriba

  • Fácil acceso del obstetra al abdomen de la mujer
  • Menor riesgo de hemorragia posparto o pérdida de sangre intraparto

Fuentes consultada: Premium Madrid Global Health Care

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Parto vaginal después de cesárea, ¿qué debes tener en cuenta?

El que hayamos dado a luz por cesárea durante el primer embarazo, no quiere decir que este…