Corrige la conducta maleducada en los niños tan pronto como sea posible

207

Una de las tareas más desafiantes que se nos presentan como padres, es la educación de nuestros hijos; poder generar un comportamiento adecuado tanto en casa, como en espacios ajenos.

Sin embargo, muchas veces las cosas no salen como quisiéramos, y pasamos un mal rato por no saber de qué manera debemos reprender la conducta, pues mucho se habla sobre los beneficios y perjuicios del castigo físico.

Pero para lograr corregir la conducta errónea de los niños, es importante saber por qué se comporta de esa manera: un temperamento difícil, un carácter fuerte o rasgos de personalidad que sustenten una determinada forma de ser. Lo primero que debemos saber es que estos factores son innatos, es decir, nacen con el niño.

Otro punto importante es el modelo de educación que impartamos como padres. Desafortunadamente, es común escuchar a padres que justifican conductas agresivas e inadecuadas de sus hijos, porque su modelo de enseñanza es bastante permisivo. El principal inconveniente de no establecer límites en el momento adecuado, es que más adelante va a ser una tarea titánica.

Algunas veces, el mal comportamiento puede estar relacionado con trastornos clínicos como el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) y la depresión, pues a pesar de que son enfermedades comunes en niños y adultos, no en ambos se manifiesta de la misma manera.

Mantén la firmeza tu postura

Las normas básicas de educación deben ser inculcadas desde que los niños son pequeños, no cuando su comportamiento parezca irrversible. Por duros que parezcan, los límites son esenciales para forjar un comportamiento ejemplar en los niños. Castigarlos no es sinónimo de no quererlos, es sinónimo de mostrar autoridad y hacer que ellos la respeten.

No permitas que se salte tus reglas

Insiste en lo que le pides que haga, como lavarse los dientes, peinarse, hacer su cama y no dejes de perdírselo hasta que lo haga. Lo que buscamos es genera conciencia en sus actos, de manera que puedan hacerlo sin necesidad de que seamos nosotros como padres quienes lo pidamos.

No está mal buscar ayuda

Buscar asesoramiento no es señal de debilidad cuando se trata de nuestros hijos. De manera que unas cuantas sesiones con un especialista no estarían de más para establecer pautas en casa.

Bien dice el dicho que los niños no nacen con un manual de instrucciones debajo del brazo, y es normal tener dudas e incluso tener miedo. Al igual que los niños, nosotros como padres tenemos infinidad de cosas por aprender, por eso es que ser padres es uno de los retos más grandes que vamos a afrontar en nuestras vidas. Nos saca de nuestra zona de confort, pone a prueba nuestra paciencia, pero sin duda es una de las experiencias más maravillosas que vamos a vivir.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Amar no es sinónimo de malcriar

Con los mitos que han surgido recientemente frente al rol de padres, se ha abierto un deba…