¿Por qué mi cuerpo no cambia tras dar a luz?

Redacción Pediatría y Familia

Una de las preocupaciones más frecuentes luego del parto, está asociada con el cuerpo de la nueva mamá. En algunos casos, las mujeres se sorprenden porque al salir del hospital todavía parecen embarazadas. No está de más resaltar que el cuerpo humano requiere de un periodo de recuperación, en el que también está involucrado el sistema reproductivo.

De acuerdo con los especialistas, esto se presenta mayormente cuando el nacimiento se produjo mediante una cesárea, ya que el corte de fibras y tejidos en el útero deja el abdomen con una apariencia ahuecada y flácida. Sin embargo esto también se presenta con partos naturales, puesto que tras nacer el bebé, el útero comienza su proceso – de mínimo 4 semanas- para regresar a su forma normal.

Por eso, muchas mujeres al regresar a casa todavía tienen una pancita similar a la de los 5 -6 meses de embarazo. Esto no debe ser un tema de preocupación, ya que los ginecólogos afirman que tras el parto también surgen otros cambios hormonales que contribuyen con la recuperación de la figura femenina.  La hinchazón de los tejidos corporales irá disminuyendo su tamaño y liberará los residuos a través de la orina, transpiración y secreciones vaginales.

¿Qué puedo hacer ante esta situación?

Recuperar la figura, aunque es un tema que influye en la autoestima, no debería agotar tus energías. Aquí te presentamos algunas alternativas:

Si deseas amamantar, la grasa extra será utilizada para nutrir la leche materna con la que se alimenta el bebé. En este otro proceso, el gasto calórico del organismo contribuye a la desinflamación y a la pérdida de peso. Algunas mujeres, con la intención de ayudar a su cuerpo y con la aprobación de su médico comienzan a realizar actividad física.

Otras, por el contrario, recurren a las fajas para moldear su cuerpo con mayor rapidez. Si bien esta alternativa es recomendada por muchas mujeres, los médicos no llegan a un consenso sobre el uso de este implemento. Para algunos, el uso de fajas no es beneficioso pues los músculos pierden fuerza al no tener que esforzarse en la recuperación del cuerpo. Para otros, las fajas son un excelente recurso. Esta prenda aporta estabilidad a la espalda y reduce los dolores de la mamá mientras se recupera.

En todo caso, antes de decidirte por alguna opción ten en cuenta que tu médico será el mejor asesor. Si presentas dolor, irritación en la zona abdominal o rigidez en esa área, no dudes en asistir a emergencias.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Mamá
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Ser madre equivale a tener dos trabajos y medio, según un estudio

La labor de una madre trabajadora equivale a más de dos jornadas laborales. El trabajo de …