Condiciones en niños más frecuentes en Navidad

5,283

“”””L

as bajas temperaturas de invierno los niños pequeños suelen están más propensos al desarrollo de afecciones, como lo son las condiciones respiratorias e infecciones virales y bacterianas.

Aunque las mismas no tienden a ser graves, no dejan de preocupar a los padres y las oficinas médicas tienden a llenarse. En muchas ocasiones se trata al niño de forma equivocada, dándoles antibióticos en caso de enfermedades virales, como la bronquitis o gripe, que de nada sirven, pues estos medicamentos solo actúan contra las bacterias.

Fiebre

Aunque constituye solo un síntoma, se ha convertido en la causa más frecuente de consultas a los pediatras y el primer motivo para visitar la sala de emergencias.

El aumento de la temperatura corporal normalmente se produce por una enfermedad infecciosa y es importante que los padres estén conscientes de que se trata de una respuesta frente a las infecciones y que es beneficiosa para el niño.

Los pediatras recomiendan esperar unas 24 horas antes de que el niño sea llevado a un médico pues se trata de un síntoma precoz que, si la enfermedad aún no ha evolucionado, el médico no podrá determinar la causa.

Si la fiebre no es muy alta, por lo general no hay que preocuparse y menos si el niño se encuentra bien. Solo hay que dejar que la situación evolucione y que su cuerpo reaccione. Es esencial la ingesta de líquidos abundante y que el niño coma lo que le apetezca. No obligarlo a estar en la cama. Solo se llevará a emergencias si es un menor de tres meses y tiene fiebre por un periodo de cuatro días.

Tos

Otro de los síntomas es la tos que junto a la fiebre, constituyen los principales motivos de visita a los pediatras.

Se recuerda que la tos es un mecanismo de defensa ante agresiones externas y que el uso de medicamento se considera en casos muy específicos.

Varios tipos de tos pueden ser la bronquial, convulsiva, seca, blanda, nerviosa, perruna o sibilante y cada una conlleva un tratamiento distinto.

Catarros

Frecuentes en niños menores de tres y cuatro años sobretodo si acuden a centros de cuido. Se trata de una inflamación de la mucosa y suele acompañarse con fiebre.

Gripe

Se trata de una infección vírica que afecta vías respiratorias y se contagia fácilmente. Los síntomas comunes son fiebre alta, dolor de cabeza, tos, malestar general, dolor muscular, vómitos, etc.

Bronquitis

Es una inflamación de los bronquios, causada por un virus que puede durar entre 5 y 10 días. Los síntomas son: tos seca e irritativa, que en unos días pasa a productiva (es decir, el niño mueve flemas con la tos), ruidos respiratorios, fiebre moderada y dificultad respiratoria en general poco llamativa. La mayor parte de los niños presenta un cuadro de catarro de vías altas los días previos al inicio de la bronquitis.

Bronquiolitis

Inflamación de los bronquiolos, frecuente en bebés menores de un año, provocada por un virus que se manifiesta con insuficiencia respiratoria progresiva con disminución de la entrada de aire en los pulmones, incremento del esfuerzo respiratorio del niño, y la consiguiente falta de oxígeno, por lo que debe ser tratada adecuadamente.

Al ser un cuadro vírico, los antibióticos no están indicados y suele tratarse con medicación broncodilatadora, aunque debe ser diagnosticado por el pediatra que debe decidir el tratamiento.

Aginas y Faringitis

La faringitis es la inflamación de la mucosa de la faringe y provoca, generalmente, dolor de garganta, irritación y fiebre, además de hinchazón de las amígdalas, las populares anginas.

En el 90 por ciento de los casos, el responsable de la infección es un virus y en el 10 por ciento restante, la faringitis se debe a causas bacterianas.

Los síntomas son dolor de garganta, fiebre, dolor de cabeza y ganglios linfáticos, y en el caso de la faringitis viral puede haber moqueo y secreción posnasal.

La faringitis viral se trata con paracetamol o ibuprofeno para aliviar el dolor de garganta, la fiebre si la hubiere y el decaimiento. Para la inflamación se pueden hacer gárgaras con agua salada y tibia. Si la faringitis es bacteriana el tratamiento es con antibiótico.

Laringitis

Es otra de las patologías más frecuentes en la infancia. Es una infección causada por un virus que se transmite por las secreciones salivares

Los síntomas son tos seca y continua y puede estar acompañada de fiebre alta y debilidad. En algunos casos el niño puede presentar también pequeñas erupciones producidas por el gran esfuerzo que se produce al toser. Los vómitos, el rechazo del alimento y la afonía suelen ser también síntomas de esta enfermedad.

El tratamiento en los casos leves es sintomático, dar mucha agua al niño, mantener el ambiente húmedo, darle antitérmicos para la fiebre y que el niño esté en reposo en casa.

Si el cuadro es más grave, el niño está decaído, sufre salivación excesiva, dificultad respiratoria o cianosis por falta de oxígeno, se debe acudir a urgencias

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Síndrome de Stickler afección en niños y sus articulaciones

Aunque no existe cura para el síndrome genético, los tratamientos pueden ayudar a controla…