Ojo: la apariencia sí es importante para los niños

Es bien conocido que desde la adolescencia, los seres humanos son muy receptivos a las miradas y comentarios que reciben sobre su imagen. Si están a la moda, si el peinado les luce, si caminan bien… hay tantos factores que influyen en esa percepción que uno creería que es el producto de muchos años de compartir en diferentes entornos y espacios. Sin embargo, un nuevo estudio abre el debate sobre el tema.

De acuerdo con una investigación realizada por la Universidad Emory, los niños se preocupan por su apariencia física. El concepto parece asimilarse en torno a los dos años de edad, ya que los 144 infantes que participaron de este estudio tenían entre 14 y 24 meses.

De acuerdo con las explicaciones de los especialistas, la percepción de la imagen que se tiene de uno mismo, es una apreciación que busca obtener evaluaciones positivas por parte de su círculo social.

¿Cómo se llegó a este resultado?

Para llegar a esta conclusión, se diseñaron cuatro experimentos:

En el primero, a los niños se los dejaba en una sala con un control remoto. El objetivo era que los niños pulsaran los botones y activaran el robot que manejaba dicho control. Mientras tanto, los adultos fingían leer una revista o realizaban otras actividades para no prestar atención a los niños.

En esta prueba, los pequeños evitaban cualquier contacto con el control remoto si los observaban, caso contrario si no se sentían observados.

El segundo test se le dio a cada niño 2 controles remotos. Uno tenía la calificación “positiva” y otro la “negativa” o prohibida para usar. Los adultos seguían en el mismo entorno, haciéndoles creer a los pequeños que estaban ocupados con otras cosas.

Esta prueba demostró que cuando los niños eran observados, solo hacían uso del control remoto “positivo” con el fin de demostrar un buen comportamiento. Sin embargo, cuando se quedaban solos, la mayoría utilizó el control “negativo” al menos una vez.

En la tercera evaluación, se repitió la misma situación pero no se nombró a los controles remotos. Es decir, el niño podía usar el de su preferencia sin que esto tuviera alguna repercusión. Y en la última, dos de los investigadores se sentaban frente al pequeño. Por momentos los observaban y en otros les daban la espalda.

Cuando los adultos reaccionaban al manejo de los controles remotos, los niños se sentían más seguros y le perdían el miedo al dispositivo.

El estudio demuestra que para los niños es muy importante la valoración que su entorno tiene de ellos. Es evidente que la autoestima es un concepto que se aprende y se afianza desde las etapas más tempranas. Por ese motivo es muy importante que padres, cuidadores y maestros le hagan saber al niño sus logros y cualidades para que las replique y las adapte en su vida cotidiana.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en De 2 a 4 años
Los comentarios están cerrados.

Lea también

6 consejos para enseñarle a tu hijo a dormir solo

Has preparado su cuarto, le compras una hermosa cama nueva, pones cortinas de sus personaj…