Remedios caseros aprobados por la AAP para curar el resfriado en los niños

638
Por: Redacción Pediatría y Familia

Estamos en una época en que niños y adultos en la que somos más propensos a pescar un resfriado. Sin embargo, con el objetivo de estar en perfecto estado de salud para las fiestas navideñas y de año nuevo, la Asociación Americana de Pediatría ha publicado en su sitio web los remedios caseros que -como especialistas- consideran eficaces a la hora de tratar los resfriados en los más pequeños.

Se debe tener en cuenta que, algunas personas consideran que el uso de fármacos es imprescindible ante cualquier situación. Pero, cuando se habla de infantes, la administración de fármacos (sin importar si son jarabes, píldoras o gotas) puede ser peligroso. Algunos están compuestos por químicos que ocasionan daños irreversibles al niño, mientras que otros pueden generar efectos secundarios que se manifiestan con síntomas inmediatos como la diarrea o la fiebre.

Por eso, si se trata de un bebé, un niño entre 4 y 6 años, los medicamentos siempre deben ser formulados por el médico primario. A partir de los 6 años, se puede hacer uso de las medicinas de venta libre pero siguiendo las instrucciones del fabricante.

¿Entonces cuáles son los remedios caseros que puedo utilizar?

De acuerdo con los síntomas del resfriado que presente el niño, se pueden realizar varios remedios caseros. Lo primordial es que sean hechos a base de ingredientes económicos y que todos podemos tener en nuestra casa.

Goteo nasal: Succiona con una jeringa de pera (se consiguen en las farmacias o almacenes para bebé). Así extraerás el líquido de la nariz y el cuerpo del niño. Si el líquido es transparente y acuoso, significa que el cuerpo está combatiendo el virus. Inmediatamente después, suena la nariz del niño o pídele que lo haga. Este remedio funciona para bebés y niños de cualquier edad; sin embargo, si se habla de un lactante, es aconsejable limpiar la nariz antes de amamantar o dormir.

Tos: Aunque siempre se escucha que la miel es efectiva para tratar este síntoma, los pediatras piden prudencia. Si se administra a bebés menores de 1 año pueden provocar botulismo. En niños desde los 2 años puede utilizarse pero sin exceder los 5 ml. La miel es un ingrediente natural que ayuda a aclarar la mucosidad adherida a los pulmones y vías respiratorias y a reducir la tos.

Líquidos: Como en el caso de los adultos, un resfriado tardará más en sanarse si el cuerpo está deshidratado. En un cuerpo con hidratación constante, las mucosidades originadas por el virus se desintegran y eliminan con mayor facilidad.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Síndrome de Stickler afección en niños y sus articulaciones

Aunque no existe cura para el síndrome genético, los tratamientos pueden ayudar a controla…