Tartamudez infantil, identifícala

194

Cuando los niños recién empiezan a hablar lo hacen de manera errática y entrecortada, completamente normal mientras comprenden la correcta pronunciación de todas las consonantes del abecedario, y organizan las ideas antes de expresar con palabras todo lo que piensan.

Cuando la repetición de palabras, sílabas o sonidos se vuelve muy frecuente, y no parece mejorar, el niño ve gran dificultad para poder comunicarse con las demás personas, y ya podría tratarse de un trastorno del lenguaje de mayor atención como la tartamudez.

Tipos de tartamudez

  • Tartamudez de desarrollo: Por lo general, la tartamudez de desarrollo se produce entre los 2 y los 5 años de edad y es la forma más común en la que se presenta.
  • Tartamudez neurogénica: Puede ser producida de una lesión cerebral previa. Es la consecuencia de una interrupción de las señales entre el cerebro, los nervios y los músculos involucrados en el habla.
  • Tartamudez psicogénica: Por lo general, se produce por un trauma emocional o problemas cognitivos.

Es más probable que un niño sufra de tartamudez, cuando en su familia hay antecedentes familiares de este trastorno, presenta dificultades del habla por más de 6 meses o tiene otros desórdenes asociados a las habildades de comunicación. Estudios han demostrado que esta dificultad es más común en niños que en niñas

Debes saber que la tartamudez no tiene cura, pero sí existen tratamientos que permiten aliviar los síntomas dependiendo de cuáles sean estos, la edad del niño, y su salud en general. Iniciar estas alternativas de manera inmediata, puede evitar que el trastorno acompañe al pequeño hasta la vida adulta.

Apoyar al niño en casa

  • Evita la presionar al niño para que hable: Entre menos presión ejerzamos sobre los niños para que se comuniquen, menos traumatizados van a estar sobre su condición.
  • Habla con él sobre la situación: No le ocultes lo que sucede, coméntalo con él y hazlo abiertamente. La tartamudez no los hace diferente y tampoco los hace menos.
  • Sé paciente: Es todo un proceso que toma tiempo, de modo que debes ser un apoyo para él, brindarle comprensión y cariño en su recuperación.
  • Da buen ejemplo sobre los buenos hábitos de comunicación: Enséñale a hablar con pausas, despacio, vocalizando de la manera correcta y hablar de manera relajada.
  • No dejes de buscar ayuda de un profesional.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Sobreprotección infantil: consecuencias en el corto, mediano y largo plazo

Los distintos modelos de crianza establecidos socialmente tienen gran influecia sobre la p…