¿Es posible que mi bebé tenga acné?

98

La respuesta es sí. Y aunque es un padecimiento poco común, es bastante normal que el acné se presente entre el tercer mes y el sexto mes de vida.

El acné del lactante es una reacción inofensiva a los cambios hormonales que se presentan durante esa etapa, manifestándose con granos rojos, principalmente en las mejillas, la barbilla y el cuero cabelludo. Aparentemente, el acné del lactante es muy similar al acné de la adolescencia, con la diferencia de que en los bebés no es común la aparición de puntos negros, quistes ni cicatrices.

¿Acné neonatal o acné del lactante?

Son anomalías muy similares y suelen ser muy confundidos, sin embargo el principal factor diferencial es el tiempo de aparición.

El acné neonatal aparece durante las primeros días de vida (entre las primeras 2 o 3 semanas), mientras que el acné del lactante surge a partir del tercer mes, aproximadamente.

Ambos padecimientos desaparecen sin necesidad de tratamiento luego de unas semanas, e incluso meses. Aunque se han evidenciado casos en los que se ha prolongado por años, necesitando un tratamiento especializado.

¿Por qué se produce el acné del lactante?

La primera posibilidad habla de la estimulación de las glándulas sebáceas, gracias a la acción de los andrógenos que sitetiza el bebé y que pueden estar presentes en la leche materna. Por otro lado, expertos afirman que puede incluso deberse a antecedentes familiares de acné ya que se considera un trastorno de la piel con gran índoce de heredabilidad.

El contacto con sustancias dañinas para la delicada piel del bebé puede ser otra posible causa del acné, ya sea mediante la aplicación directa de cremas y lociones o de la administración de litio o hidantoína, presentes en algunos medicamentos.

¿Cuándo debo consultar con un especialista?

Debes saber que el sarpullido que se manifiesta no genera dolor ni picazón, por lo que es inofensivo. Si después de la consulta con el pediatra, el bebé no ha sido diagnosticado con acné del lactante, quiere decir que se trata de un pequeño brote que desaparecerá por sí mismo luego de un par de semanas o meses.

Será el pediatra quien decidirá, en caso de que sea necesario, qué tratamiento se llevará a cabo para erradicar el sarpullido, por lo que es importante que no apliques por tu cuenta ungüentos ni cremas, no manipules los granitos y tampoco administres medicamentos, pues pueden empeorar la situación.

Lo que puedes hacer desde casa, es mantener la piel del niño hidratada pero no húmeda, evitar tocar las zonas donde hayan granos para reducir el riesgo de infecciones, y acude al pediatra si de repente los granitos cambian su apariencia.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

¿Cómo lidiar con los niños que tienen demasiada energía?

Para muchos padres puede ser un tanto estresante tanta energía contenida en los niños, per…