Lunares en niños: ¿cuáles son las señales de alerta?

153

Conocidos coloquialmente como lunares, los nevus melanocíticos son pequeñas lesiones cutáneas que tienden a aparecer en la infancia o la adultez temprana. Suelen ser de un color marrón, rosados, grises o del color de la piel.

Es común que padres e hijos tengan lunares en zonas y tamaños similares, esto es debido a la gran predisposición genética que existe. Sin embargo, no es la única forma de adquirirlos, pues la exposición al sol provoca más lunares y el oscurecimiento de los ya existentes.

¿Cómo saber si algo anda mal?

Los lunares por sí mismos no causan daño alguno, su aparición es completamente normal. Ahora bien, pueden presentarse ciertas señales de alerta a media que van creciendo. Y es que para nadie es un secreto que los nevus tienen una probabilidad muy pequeña de llegar a convertirse en melanoma (cáncer de piel).

Los melanomas son poco frecuentes en los niños, de manera que no es motivo de preocupación. Lo normal es que con el crecimiento del niño, los lunares también crezcan a la misma velocidad. La preocupación debe surgir cuando los nevus crezcan de manera desproporcional con la edad del niño, tengan dos o más colores, sangren o piquen, desaparezcan total o parcialmente dejando una mancha blanca o tengan bordes mal definidos.

Es importante que ante los primeros vistazos de estas anomalías, consultes con un especialista para que determine el procedimiento a seguir, si se requiere. Los lunares que no muestran ninguna de las características anteriormente mencionadas no son malignas y por el contrario, hacen parte del normal desarrollo de los niños.

No está demás extremar las medidas ante la exposición a la luz solar, mediante cremas protectoras y ropa que los cubra de la radiación. Continúa con visitando al pediatra y al dermatólogo tantas veces como te lo indiquen para hacer un seguimiento más de cerca y detallado a su crecimiento.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Hurgarse la nariz: ¿cómo quitarle esta manía a mi hijo?

La rinotilexis, nombre que recibe el acto de hurgar la nariz, es una de las manías más des…