Tomar suplementos de ácido fólico y omega 3 en el embarazo mejora el desarrollo de la atención en los niños

Tomar suplementos de ácido fólico y omega 3 (aceite de pescado) de forma no simultánea durante el embarazo mejora el desarrollo de la atención en los niños a los 8,5 años de edad, según un estudio de la Universidad de Granada.

En contra de lo que se creía hasta ahora, la suplementación conjunta con omega 3 y ácido fólico durante el embarazo no determina una mejoría en el desarrollo de la atención de los niños a los 8,5 años, neutralizando los efectos beneficiosos sobre este dominio cerebral, que quedaría programado durante la vida fetal.

Así se desprende de la investigación realizada por científicos del departamento de Pediatría de la Universidad de Granada (UGR) y del Centro de Excelencia de Investigación Pediátrica EURISTIKOS liderados por la profesora de la Universidad de Granada Cristina Campoy, en colaboración con el grupo del profesor Andrés Catena, del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC), publicados en la prestigiosa revista de la Sociedad Americana de Nutrición «The American Journal of Clinical Nutrition».

Este efecto de interacción entre los dos nutrientes debe estudiarse en profundidad, e indica la necesidad de darlos en distintos momentos del embarazo, pero no de forma simultánea. En el estudio publicado por los investigadores de la UGR se demuestra que los suplementos de ácido fólico en las madres durante el embarazo sí parecen tener un claro efecto positivo a largo plazo sobre el desarrollo de la atención en sus hijos.

Klim – 300

El estudio también ha demostrado que las concentraciones y proporción de omega 3 y omega 6 en cordón umbilical son fundamentales para la velocidad de procesamiento y la alerta en los niños 8,5 años más tarde. Teniendo en cuenta el largo periodo de tiempo entre la suplementación en las madres y la evaluación de los niños a los 8,5 años, este estudio demuestra claramente una relación causal de la alimentación en etapas muy precoces de la vida sobre el desarrollo cerebral de los niños a largo plazo.

Desde hace años se conocen los beneficios del omega 3 y el ácido fólico en la dieta de las mujeres embarazadas en relación con el desarrollo cerebral del feto. El concepto de «Programación Precoz mediante la Nutrición» (Early Nutrition Programming) abarca toda la experiencia nutricional que se haya tenido en periodos críticos de la vida (feto, recién nacido, lactante,..), y que puede influir programando el desarrollo, metabolismo y la salud futura del nuevo ser humano.

Todos los niños estudiados a los 8,5 años mostraban un desarrollo normal de la atención para su edad. No obstante, los científicos encontraron resultados positivos significativos en los niños cuyas madres recibieron ácido fólico durante la gestación o bien omega 3, siendo especialmente notables en los hijos de madres que recibieron suplementos de ácido fólico; sin embargo, los autores creen que la suplementación de forma simultánea con Omega 3 y ácido fólico anula el efecto positivo de estos nutrientes sobre la atención de los niños cuando son aportados de forma individual.

«En este estudio, observamos una ventaja significativa en la atención (funciones ejecutivas, mejora en la capacidad de resolver conflictos, alerta y orientación) en los niños nacidos de las mamás que recibieron suplementos de ácido fólico, aunque este efecto disminuyó cuando se simultaneó dicha suplementación con Omega 3», explica la profesora Cristina Campoy.

Esta investigación sugiere la necesidad de realizar nuevos estudios que permitan establecer las dosis óptimas de ácidos grasos y ácido fólico en los diferentes estadios del embarazo.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Salud de Mamá
Los comentarios están cerrados.

Lea también

¿Crecen los pies después del embarazo?

Por: Pediatría y Familia Las mujeres que han estado en estado de gestación, han experiment…