Cuatro mitos de la artritis idiopática juvenil

571
Cuatro mitos de la artritis idiopática juvenil

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

La artritis es una enfermedad que se relaciona frecuentemente con las personas mayores. Sin embargo, el dolor en las articulaciones y los músculos puede presentarse en jóvenes e incluso niños. Según las cifras de la Sociedad Española de Reumatología esta enfermedad autoinmune se presenta en 1 de cada 100.000 niños a nivel mundial.

Debido a que es una enfermedad desconocida por muchos y que en ocasiones pasa desapercibida; se presentan diferentes mitos entorno a ella. A continuación, te contamos algunos de los más frecuentes:

  1. Se debe al crecimiento
    Falso. La artritis idiopática juvenil afecta el sistema autoinmune del organismo, lo cual provoca que ataque al propio organismo. Las zonas afectadas con mayor frecuencia son las articulaciones, la piel y los ojos.Esta artritis se denomina idiopática porque aún se desconoce la causa del problema inmune, aunque lo único que debes tener claro es que el crecimiento no provoca inflamación en las articulaciones.
  2. Si es una enfermedad de los niños desaparece en la edad adulta
    Falso. Aunque existen diversos tratamientos que contribuyen con el control de los síntomas, aún no hay una terapia que cure la enfermedad por completo.Además, el sistema inmune de las personas sigue siendo el mismo a pesar del paso de los años, por ello la enfermedad no desaparece al hacerse adulto.
  3. Todos los niños tienen los mismos síntomas
    Falso. El principal síntoma de la artritis idiopática juvenil es la inflamación de las articulaciones. Sin embargo, existen varios tipos de artritis que afectan diferentes zonas del cuerpo lo que influye en el desarrollo de los síntomas y su variedad.Entre los tipos de artritis se encuentran: oligoarticular persistente, oligoarticular extendida, poliarticular, factor reumatoide positivo o negativo, artritis-entesitis, artritis psoriásica
  4. El niño con AIJ no debería hacer ejercicioFalso. Contrario a lo que muchas veces se cree, el ejercicio y la rehabilitación contribuyen positivamente en la mejora de la función articular. Además, evita la deformidad en las zonas afectadas por la enfermedad.Por ello es importante que tu hijo sea activo y practique algún deporte.
Para más información click aquí

Cargue Artículos Más Relacionados
Comentarios cerrados

Mira además

Mal manejo de oxigenoterapia podría causar ceguera en bebés prematuros

El manejo inadecuado del oxígeno en bebés prematuros podría desencadenar retinopatía de la…