Centro latinoamericano en neurodesarrollo le apuesta a los niños sin importar su edad

603

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

El neurodesarrollo infantil ha marcado una nueva forma de abordar el crecimiento de los niños de manera integral.

Por tal motivo, en Colombia esta iniciativa no se ha quedado atrás y dos pediatras se encuentran implementando un modelo en el que se estimula a los niños de 0 meses hasta los 17 años a través de las sensaciones.

En entrevista con la Revista Medicina y Salud Pública (MSP), la pediatra Marisol Cifuentes Díaz, codirectora y fundadora del Centro Especializado en Neurodesarrollo Terapias Integrales y Rehabilitación (CEENTIR) explicó que a través de aulas especializadas, en donde se trabajan con los niños durante meses en diversas áreas, estos podrán tener un correcto neurodesarrollo a futuro.

Por su parte, para el Dr. Darío Botero, pediatra puericultor, el CEENTIR “es de los poquitos centros emprendedores de Latinoamérica en esto, porque ellos no miran solo si el niño no come; no se dedican a enseñarle a comer sino que se analiza la relación del niño con la textura de los alimentos”.

A partir de allí se hace una valoración integral de toda la parte de integración sensorial para poder realizar una intervención en todos los aspectos.

Nosotros tenemos aulas terapéuticas; dentro de estas tenemos varias especialidades con para el trabajo con los niños. Las áreas en las que trabajamos son nivel de neuropsicología, psicología, fonoaudiología, fisioterapia y terapia ocupacional, especializada en integración sensorial,

explica la Dra. Cifuentes.

Con la suma de esas terapias se puede encontrar una mejor respuesta para ellos, pues el niño está consciente de las actividades que realiza. Antes de iniciar las terapias se le explica a los padres y al niño qué se necesita trabajar y por qué van a realizar una actividad para lograrlo.

La diferencia de este centro con las consultas regulares con cada especialidad es que, con las entidades promotoras de salud, el niño es atendido por cada especialidad de manera independiente: en cambio, en el CEENTIR se hace un trabajo de varias sesiones que abarca a todas dependiendo de cada joven.

Espacios del CEENTIR

Las diferentes aulas están equipadas para trabajar mediante el juego y con estímulos sensoriales.

En una hay luces en el techo que cambian de color, así como parlantes desde diferentes ángulos para poder manejar las posibilidades auditivas y visuales en el desarrollo sensorial de los niños.

En otra, juguetes de suspensión para “trabajar todo el estímulo vestibular y propioceptivo de los niños”.

Nuestro enfoque es trabajar toda esa parte biológica que desarrolle los aspectos del neurodesarrollo en los niños en su área sensorial, motora, lingüística, cognitiva y emocional que le permita mejores procesos y mejor desarrollo, tanto en su vida futura como en sus aprendizajes escolares”,

concluyó la codirectora.

Por: Daniela Pinto | Periodista

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Investigación revela que es seguro sostener a neonatos intubados

La seguridad de los pacientes neonatales, la extracción de dispositivos médicos, la falta …