Descubre el tipo de temperamento de tu hijo

667
Redacción Pediatría y Familia

Si piensas que los bebés no llegan al mundo con personalidad, ni con su propio carácter, estás muy equivocado.
Los padres conocen a sus pequeños más que cualquier otra persona. incluso, desde sus primeros meses ya son capaces de reconocer el carácter de su hijo¿ A quién se parecerá?, son las preguntas que se hacen los padres o familiares.

Más allá de intentar buscar su origen o reconocer en el carácter el parecido hereditario, lo cierto es que es necesario ser consciente de que el nuevo miembro de la familia es un individuo único, que no repetirá  al 100% el carácter de sus progenitores. Esto no quiere decir que no haya una predominancia de ciertos comportamientos o sentimientos que el niño expresa con más facilidad.

En este artículo presentamos los tres tipos de carácter infantil, de acuerdo con la clasificación de pediatras y expertos en psicología. La agrupación de las variedades de carácter se realiza con base en estudios psicológicos que demuestran una amplia gama de temperamentos. Éstos permiten catalogar al niño en un grupo, de acuerdo con sus reacciones iniciales.

Presta atención y descubre en cuál está ubicado tu bebé.

Estos son los tres tipos de carácter de los bebés

El temperamento fácil, como su nombre lo indica, se refiere a niños “fáciles” de educar. Por lo general son pequeños de buen humor, que se mantienen alegres y sonríen constantemente a las personas. Además se adaptan al cambio sin ningún problema o rechazo.

En el temperamento difícil, los padres deberán armarse de paciencia. A los niños con este carácter les cuesta adquirir hábitos tanto de comida como de sueño, los cuales son muy importantes para el crecimiento y desarrollo. Usualmente, llora frecuentemente cuando las cosas le irritan. con el cariño y la educación que realicen los padres el niño podrá cambiar un poco el carácter o aprenderá a controlarlo.

Por último se encuentra el temperamento apático. Los bebés de este grupo son tranquilos y aceptan los diferentes cambios que se hagan en su vida cotidiana. Sin que los padres sepan, son pequeños con un gran mundo interior, lo que los lleva a ensimismarse, en ocasiones, demasiado. Es importante saber que si el niño no llora o no reclama, no quiere decir que  los padres no le deben prestar atención, es importante darle cariño, amor y buena educación.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

¿Conoces qué es el colecho reactivo?

El colecho reactivo hace parte de uno de los temas de los que mucho se habla en diferentes…