Descubre más sobre la colestasis neonatal

Dr. Antonio del Valle
Gastroenterólogo / Hepatólogo Pediátrico

La colestasis neonatal es una condición que los médicos que trabajan con población infantil debe saber. Si bien muchas veces se cree que la ictericia y la colestasis son nombres para una misma patología, no es un dato cierto. La ictericia es una patología característica en neonatos, que no genera graves consecuencias para el bebé y desaparece tras algunos días o semanas. Por el contrario, la colestasis se refiere a la acumulación o retención de las sustancias que excreta la bilis, una sustancia que participa en la digestión.

A nivel mundial, la incidencia es de 1 por cada10,000 nacimientos vivos, siendo poco habitual en bebés prematuros. Además, se encuentra en niñas con más frecuencia que en varones.

¿Cuáles son las causas de la colestasis neonatal?

Las causas de la colestasis neonatal son asociadas a múltiples factores. Sin embargo, los avances en medicina nos han permitido reconocer la más usuales. Dentro de ellas, contamos a la atresia biliar como la más frecuente, ya que de esta anomalía derivan el 25% de casos de colestasis. Le siguen los desórdenes genéticos y procesos infecciosos como infecciones urinarias, enterocolitis necrotizante. También contamos a enfermedades provocadas por varios virus como la hepatitis B y C o herpes.

Si profundizamos sobre las causas genéticas, los especialistas encontramos que la mayoría de éstas se deben a condiciones metabólicas como fibrosis quística o hipotiroidismo. Este grupo de enfermedades se caracteriza por la deficiencia de transportadores importantes de ácidos biliares o de fosfolípidos, un fallo que -a largo plazo- está asociado con enfermedad crónica del hígado y cirrosis.

Klim – 300

Tipos de colestasis neonatal y su tratamiento

Para un correcto y temprano diagnóstico de esta condición, los médicos deben realizar varios análisis para así buscar el tratamiento más adecuado para el bebé. En la actualidad se reconocen dos tipos de colestasis: obstructiva y hepatocelular.

En la colestasis obstructiva, se presenta una causa anatómica que causa la obstrucción del sistema biliar. Mientras que en la colestasis hepatocelular, se presentan dificultades a la hora de transportar sustancias en el sistema biliar, resultando en la formación inadecuada de la bilis. De ambos tipos, la primera es la más frecuente.

De acuerdo con el tipo de colestasis, el tratamiento más adecuado es la cirugía conocida como hepatoportoenterostomía, en la que se consigue que los ductos intrahepáticos drenen la bilis directamente al intestino. Sin embargo, no es una opción definitiva ya que los niños con colestasis neonatal, a menudo requieren de un trasplante de hígado para llevar una vida normal.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Claves importantes para cambiar el pañal del bebé

Redacción Pediatría y Familia Los bebés son seres maravillosos, llenos de ternura y amor. …