Conoce más sobre la epilepsia infantil

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

La epilepsia es un trastorno del sistema neurológico, aunque se cree que solo afecta al cerebro. Según datos estadísticos, esta condición se diagnostica al 1% de niños. Su síntoma más característico son las convulsiones también llamadas crisis epilépticas. Aunque esta diagnosis llena de preocupaciones y angustias a los padres, lo cierto es que los niños con epilepsia responden al tratamiento y pueden llevar una vida normal.

¿Cómo saber si una convulsión es epilepsia?

La epilepsia es un trastorno neurológico, ocasionado por descargas eléctricas que afectan las neuronas y las áreas del cerebro en las que se produce. Este fenómeno es el causante de las crisis epilépticas en las que el niño puede perder el control de su cuerpo y convulsionar. Por lo general, los episodios convulsivos duran segundos o unos pocos minutos. En convulsiones muy severas, el niño puede perder el conocimiento por instantes.

Cuando un niño nunca ha convulsionado y presenta uno de estos episodios, los padres creen casi de inmediato que se trata de esta enfermedad. Sin embargo, no todas las convulsiones son indicio de epilepsia, ya que hay otras patologías en las que las convulsiones son un síntoma.

Los especialistas creen que hay ciertos estímulos que pueden provocar las crisis en niños con epilepsia. Entre ellos se cuentan los destellos brillantes, videojuegos con efectos muy brillantes o rápidos, la falta de sueño, antecedentes familiares o estrés.

Diagnóstico y tratamiento

En la mayoría de casos, no se conocen las causas de la epilepsia. Debido a que hay más de una manifestación de la enfermedad, es usual que el médico primario remita a un neurólogo pediátrico y ordene estos análisis: encefalograma (para medir la actividad cerebral y sus cambios), TAC o resonancia magnética si se cree que existe una malformación cerebral y análisis de sangre.

La epilepsia es una condición que puede curarse en algunos casos. El tratamiento más frecuente se realiza con fármacos para mantener controlada la actividad eléctrica en el cerebro y el sistema neurológico. Por esta razón, no se puede decir que hay dos tratamientos iguales. Los fármacos y la dosis dependerá de la recurrencia de las convulsiones y el tipo de epilepsia.

Según los neurólogos, un 70% de niños con epilepsia deja de tener convulsiones y un 80% deja de necesitar la medicación a largo plazo.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Niños
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Niños que crecen cerca de sus abuelos son más felices

Un estudio de un grupo de especialistas de la Universidad de Oxford y el Instituto de Educ…