Hablemos sobre las cardiopatías congénitas en los niños

343

Una cardiopatía congénita significa que tu pequeño nació con un problema en la estructura de su corazón. Aunque no te alarmes es más normal de lo que piensas y no requieren tratamiento, sin embargo, hay defectos cardiacos congénitos que son más complicados, por eso te recomendamos informarte sobre la condición que tenga tu hijo, para poder comprender mejor la enfermedad y prepararte para los años siguientes.

Algunos de los tipos son: anillos vasculares, atresia pulmonar, atresia pulmonar con defecto del tabique ventricular, coartación de la aorta, comunicación interventricular, conducto arterial persistente, defecto de la comunicación auriculoventricular, persistencia del agujero oval, síndrome de Wolff-Parkinson-White, entre otros.

Es crucial que como padres, estén muy pendientes de los cambios de comportamiento o ánimo de tus hijos, así como signos en su cuerpo luego de su nacimiento o en sus primeros meses de vida. Alguno de estos son:

  • Color de piel gris pálido o azul (cianosis).
  • Respiración rápida.
  • Hinchazón en las piernas, el vientre o el área alrededor de los ojos.
  • Falta de aire durante la alimentación, que provoca un aumento de peso insuficiente.

En los efectos congénitos menos graves, estos signos pueden variar y presentarse durante la infancia, y estos son:

  • Falta de aire que se da fácilmente al hacer ejercicio o una actividad
  • Cansarse fácilmente durante el ejercicio o una actividad
  • Desmayos durante el ejercicio o una actividad
  • Hinchazón de las manos, los tobillos o los pies

Por lo general, los defectos cardíacos congénitos graves se diagnostican antes o poco después del nacimiento de tus hijos, por eso te recomendamos llamar a tu médico si adviertes que tu bebé tiene alguno de los signos o síntomas mencionados anteriormente.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Tips para ayudar a mejorar la mala letra de los niños

Algunos niños, sobre sus seis años ya muestran destrezas en su caligrafía, logrando manten…