La hipotermia, eficaz tratamiento

Unas de las últimas recomendaciones para el cuidado postreanimación en bebés con encefalopatía neonatal, es la hipotermia. Así lo expuso la Dra. Inés García durante el primer día de la trigésimo sexta convención de la Asociación de Médicos Pediatras de la Región Oeste (AMPRO) en Mayagüez.

“Los doctores vamos a enfriar ese cerebro para evitar que siga ocurriendo más daño luego de un evento en el momento de nacer”, detalló la también catedrática de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico. “

La importancia de esto es, que para que sea efectivo, se debe intentar dar este tratamiento al bebé -idealmente- en las primeras tres horas de nacido”, enfatizó la neonatóloga.

Esta alternativa para tratar la encefalopatía neonatal se une a un sinnúmero de evaluaciones posteriores, con el propósito de indagar qué condiciones puede tener el bebé para que no haga una transición adecuada en el momento del nacimiento.

Humira – 300

“Hay problemas de algunas condiciones metabólicas, puede haber lesiones en el cerebro que no se hayan detectado durante el embarazo. Es decir, en la evaluación que nosotros (los médicos) le hacemos a la madre gestante, incluimos la geneticista y los neurólogos.

Al recién nacido se le hacen una serie de estudios especializados del cerebro: MRI, encefalograma. Es importante que se hagan todas estas evaluaciones en el tiempo apropiado para mejorar las posibilidades de que ese niño, en el día de mañana, no tenga ninguna consecuencia de la encefalopatía”, detalló la Dra. García.

Aunque las recomendaciones a los neonatólogos y pediatras enfatizan que se debe enfriar a los bebés antes de las seis horas, los estudios indican que los bebés con mayor mejoría son los que se enfrían antes de las tres horas.

De todas maneras, las recomendaciones que se le dan a los pediatras es que a los bebes que nacen inestables (con encefalopatía neonatal o niños que no responden bien), no se deben poner en la incubadora de calor.

“Esto va a mantener la temperatura del bebé un poco más bajita. Y aunque no tenga el equipo especializado, puedes lograr una temperatura lo suficientemente baja para que comience a proteger ese cerebro en lo que nosotros le damos el servicio”, explicó la especialista.

Los beneficios de la terapia con hipotermia

Alrededor del 40% de los niños que nacen con encefalopatía neonatal significativa pueden tener muerte o daño neurológico significativo. “Con el tratamiento de enfriamiento el riesgo de muerte o secuela significativa disminuye a la mitad. O sea, es un tratamiento que uno debe tratar, procurar de que se brinde porque sí está probado que protege”, añadió la Dra. García.

“Todavía hay niños que, nosotros (los médicos) entendemos que tienen los criterios para el enfriamiento y no se están enfriando. De acuerdo con las estadísticas, 1 a 6 por cada mil nacidos vivos pueden tener encefalopatía neonatal. Si se calcula con los niños que nacen en Puerto Rico, pueden indicar 25 o un poquito más de 100 bebés pero, por ejemplo, anualmente no recibimos 25 niños en el Hospital Pediátrico”, aseveró la neonatóloga.

La Dra. García sugirió que se debe ser un poco mas estricto en la identificación de estos casos. “Uno de los criterios amplios es que cualquier niño que no responda neurológicamente bien, a causa de eventos en el proceso de parto, deberían ser incluidos en este tratamiento”.

También, exhortó a que los niños que nacen de 35 semanas, en el que a veces el historial de las madres no es muy contundente, deben transferirlos para este tratamiento.

“Hay que ser más inquisitivos en verdaderamente tratarlos de identificar para que puedan beneficiarse del tratamiento”, concluyó la especialista.

Este tratamiento ha sido recomendado desde el 2010 por la Academia Americana de Pediatría. En Puerto Rico estos servicios se ofrecen en el Centro Médico de Río Piedras.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

¿Sabes los beneficios del juego para tu hijo?

Redacción Pediatría y Familia Es importante incentivar al niño a que juegue. Ya que el jue…