La leche también fortalece el sistema cardiovascular

La alimentación juega un papel trascendental en el desarrollo de bebés y niños. Una dieta desbalanceada y compuesta por grandes cantidades de azúcar, harinas y fritos es contraproducente. Por eso, no hay mejor remedio que prevenir y evitar el deterioro de la salud de nuestros niños. Así garantizamos su bienestar durante su infancia y adolescencia.

Aunque durante décadas se habla de los beneficios de la leche en los bebés y niños, un nuevo estudio comprobó que la leche es uno de los alimentos que no deben faltar en nuestra despensa. De acuerdo con la investigación, la leche además de nutrir a nuestros hijos, previene las enfermedades cardiovasculares en la adultez.

Más de tres vasos de leche protegen el corazón

En el desarrollo de este estudio participaron 136.000 personas de 21 países por un período de nueve años. A todos se les monitoreó su dieta y se les analizó su consumo de lácteos, primordialmente la leche y el yogur. Luego de analizar los datos obtenidos, los especialistas concluyeron que el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares se redujo entre el 14 y el 23% en personas que consumen lácteos más de tres veces al día.

Dentro del promedio general, los individuos que consumían  3,2 artículos de este tipo en su rutina, tenían un 3,4% posibilidades de fallecer por cualquier causa en comparación con el 5,6% restante. En el grupo total de participantes, sí se presentaron marcadas diferencias en las causas de mortalidad y en concreto, por muertes causadas por padecimientos del sistema cardiovascular.

Si bien en edades tempranas el consumo de lácteos es mayor, el hábito se pierde en la adolescencia y la adultez. Es aconsejable mantener su consumo, ya que este tipo de alimentos son ricos en minerales que el organismo necesita para su correcto funcionamiento.

¿Por qué los niños deben tomar leche?

La leche es el primer alimento de un niño y uno de los más importantes en su infancia. Su composición rica en proteínas y calcio contribuyen con la formación de huesos y dientes fuertes, facilita la absorción de vitaminas y minerales. Otro punto a su favor es que ayuda a corregir las deficiencias nutricionales causadas por el exceso o la falta de ingestión de ciertos nutrientes.

Aunque la leche de vaca no se aconseja como alimento a bebés y niños menores de 12 meses, una excelente forma de acercar a los pequeños a este ingrediente es a través de leches de crecimiento, diseñadas y enriquecidas con los nutrientes necesarios en cada etapa.

¿Y tú? ¿Cuántos vasos de leche das a tu hijo? ¡No desaproveches los beneficios de este maravilloso alimento!

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

La verdadera razón de por qué los niños hablan en sueños

Somniloquia o cuando el niño es capaz de hablar mientras duerme. Algunos niños y adultos h…