Primeros controles del bebé, ¿cuándo asistir al pediatra?

902
Primeros controles del bebé, ¿cuándo asistir al pedíatra?

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Los controles médicos no finalizan con el nacimiento de bebé. Por el contrario, luego del alumbramiento es importante asistir con regularidad al especialista para que él evalué el crecimiento del bebé.  

Durante el primer año de vida los bebés no paran de crecer, adquirir nuevas habilidades y aunque los veas en perfecto estado es importante visitar al pediatra. Este especialista será tu gran aliado para resolver las dudas que surgen en esta nueva etapa y también quién vigile el proceso de crecimiento de tu bebé.  

Una de las principales acciones que realiza el pediatra es la revisión de peso y talla, la administración de vacunas y el control del desarrollo motor. Para que tengas una idea de la importancia de la visita regular al especialista.  

Al nacer 

El primer examen médico del bebé se realiza justo después de su nacimiento, en esta primera revisión se practica el test de Apgar el cual consiste en verificar la frecuencia cardíaca, la respiración, el color de la piel y la respuesta a estímulos externos. También se toman las medidas de talla y peso.

Día 5, momento del primer control  

En esta cita el pediatra revisará que todo continúe bajo control y que se esté adaptando a su nuevo ambiente.  

15 días después  

En este control se revisa la salud de la madre y la del pequeño. Se verifica el estado general del bebé, la cicatrización del cordón umbilical, la movilidad y los reflejos básicos.  

A partir de este control se realiza el seguimiento del niño mes a mes. Estas visitas estarán condicionadas por la revisión de la talla, el peso y la aplicación de vacunas como la Hepatitis B, la Difteria, el Tétanos y la tos ferina, la Meningitis, la Haemofilus y el Meningococo C. 

A los seis meses 

En esta edad se revisará el desarrollo psicomotor del niño y se realizará un examen general que permita analizar la salud de manera general. También se hablará de alimentación ya que ha llegado el momento de iniciar la alimentación complementaria.  

Una vez terminados estos primeros 6 meses de controles es importantes que vuelvas al especialista cada dos meses hasta cuando cumpla el primer año. Recuerda que a pesar de que veas a tu hijo en perfectas condiciones, estos controles son fundamentales para su desarrollo. 

Otras

¿Cuándo se debe acudir al pediatra?

Las madres con el tiempo van aprendiendo que no siempre que el pequeño llora hay que alarmarse y consultar al pediatra y que el llanto del bebé es una forma de llamar la atención ante una necesidad insatisfecha como frió, hambre, calor, etc. También aprenderán a reconocer cuando es que realmente ocurre algo grave con su hijo y es la hora de acudir al pediatra. Esos momentos pueden resumirse en:

Cuando el bebé presente un llanto poco común: Si tu niño empieza a llorar más de lo habitual y no logras consolarlo con nada. Si el llanto es apagado, débil o inusualmente agudo, puede ser que tu bebé este enfermo y es hora de acudir al pediatra.

Cuando el bebé esté más inactivo de lo habitual e incluso te cuesta despertarlo, algo extraño esta sucediendo, no dudes en llamar al pediatra.

Cuando el bebé pierde el apetito: El apetito del bebé puede variar día a día, sin embargo hemos de preocuparnos cuando se cansa fácilmente de mamar o pierde el interés por la lactancia. Si vomita más de lo normal podría estar enfermo.

Respiración dificultosa
Si el bebé comienza a respirar con fatiga o con dificultad, busca ayuda profesional.

Ante la presencia de fiebre: Si tu bebé es menor de 3 meses y tiene fiebre superior a los 38 grados, debes llamar al médico pediatra. En el caso que sea mayor, presente fiebre pero este completamente normal, obsérvalo un día para ver si se manifiesta otro síntoma.

Cuando los movimientos del vientre del bebé son anormales: Consulta al médico pediatra cuando la deposición del bebé se torna demasiado acuosa, como diarrea, o cuando evacue heces pequeñas, duras, secas o con un poco de sangre o mucosidad.

Los primeros controles del bebé
En la primera visita al pediatra se procederá a una cuidadosa exploración física del bebé.

Una palpación del cuello para determinar el estado de los ganglios linfáticos.

Un examen de abdomen para evaluar los órganos de los aparatos digestivo y urinario.

Se examinará y controlará el tono muscular del niño.

Un examen de la boca y en especial de la garganta, aún cuando el bebé llore y se impaciente y ello exija habilidad y paciencia por parte del médico.

Exploración de las fontanelas: Las fontanelas son las zonas del cráneo que al palpar la cabeza, se perciben blandas y pueden deprimirse y corresponden a las áreas donde aún no se ha formado el hueso.

El exámen de las fontanelas brinda a los pediatras información sobre diversas enfermedades, ya que pueden estar tensas o abombadas en caso de hidrocefalia o en el curso de una meningitis, mientras que pueden aparecer deprimidas si se establece un cuadro de deshidratación. Las fontanelas se van cerrando progresivamente y con una cronología definida, y es importante que el médico supervise esta evolución.

La determinación del peso corporal y de la talla así como el perímetro del cráneo son pasos básicos de cada visita.

Vacunas a los 2 meses de nacido
A los dos meses, el pediatra debe colocar las siguientes vacunas:

  • Vacuna HB Hepatitis B (2ª dosis)
  • Vacuna HiB Haemophilus  Influenza tipo b (1ª dosis)
  • Vacuna DTP Difteria, tétanos, tos ferina (1ª dosis)
  • Vacuna VPI Poliomielitis (1ª dosis)
  • Vacuna MenC Meningococo (1ª  dosis)
  • Vacuna VNC Neumococo (1ª dosis)
  • Vacuna RV Rotavirus (1ª dosis)

La administración de las vacunas estimula el sistema inmunológico de tu hijo a producir anticuerpos o defensas contra determinadas enfermedades. Para más información solicita al pediatra de tu preferencia que te oriente al respecto.

Desarrollo del lenguaje del bebé de 9 a 10 meses
En esta etapa puede que el niño empiece realmente a decir palabras cortas, pero normalmente esto no es más que la repetición de lo que dicen los demás, pues es todavía imitación.

Aquí las respuestas del bebé con 9 meses son ajustes diferenciales entre la muestra y la expresión de los interlocutores que entran en relación con él, mostrando de una manera patente la comprensión de algunas palabras y/o expresiones aisladas.

En esta edad el niño manifiesta comportamientos claramente intencionados y, por tanto, inteligentes. La incorporación de los músculos accesorios del habla y de la masticación aumenta la destreza de la lengua y de los labios, favoreciendo la vocalización articulada.

El niño muestra especial interés por imitar gestos y sonidos y por comunicarse, lo cual le induce a aprender rápidamente el lenguaje. Esto hace que se entregue a repeticiones espontáneas que suelen ser reforzadas por los padres, quienes también imitan y repiten varias veces con él.

Estos hechos hacen que sus vocalizaciones sean mucho más variadas, contando en su repertorio con tres a cinco palabras articuladas. Pero, dado que el pequeño no dispone todavía de la aptitud necesaria para la expresión oral, se ve obligado a simplificar el lenguaje adulto. Así por ejemplo, la expresión “pa…a” del niño, señalando con su mano, corresponde a la frase: “Dame pan, mamá”, la misma que irá superando progresivamente.

Por otro lado, cabe señalar que la simbiosis afectiva madre-niño que se daba en forma dominante durante los primeros ocho meses de vida, va disminuyendo gradualmente a partir de los nueve meses, permitiendo al niño “ser” y conocerse como “uno entre otros”. En esta edad es cuando comienza entonces la conquista de sí mismo, de su “Yo”, viéndose el niño en la necesidad de aprender más rápidamente el lenguaje.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Cómo detectar la alergia en niños de 0 a 36 meses

La alergia es una reacción patológica del sistema inmune del organismo –que, en condicione…