Vacunas pediátricas se ven afectadas por la pandemia del COVID-19

196
El acceso a entidades públicas que ofrecen vacunación se ha visto restringido por la situación de confinamiento debido a la pandemia mundial.

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Fuente: BBC

La pandemia del coronavirus ha provocado muchas repercusiones y limitaciones sociales, sobre todo en el ámbito de la salud, en aspectos la atención personalizada a pacientes que padecen enfermedades crónicas, lo que ha perjudicado un debido tratamiento y seguimiento profesional.

Entre tanto, esta crisis ha generado, además una fuerte caída en el número de niños vacunados en todo el mundo, dice la ONU, la disminución de la inmunización contra la difteria, el tétanos y la tos ferina durante los primeros cuatro meses del año es la más alta en casi tres décadas.

“Las vacunas son una herramienta de salud pública enormemente poderosa, el sufrimiento y la muerte por los niños que se pierden las vacunas podrían empeorar la causada por el virus” añadió el Dr Tedros Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud

Los brotes de sarampión ya estaban aumentando antes de que ocurriera la pandemia, con 10 millones de personas infectadas en 2018 y 140,000 muertes, las cuales la mayoría eran niños, según datos de la ONU.

La directora de Unicef, Henriette Fore dijo que el coronavirus había convertido las vacunas de rutina en un “desafío desalentador”.

“Debemos evitar un mayor deterioro en la cobertura de la vacuna … antes de que la vida de los niños se vea amenazada por otras enfermedades”, dijo, y agregó: “No podemos cambiar una crisis de salud por otra”.

La interrupción del programa mundial de inmunización es una noticia extremadamente mala, especialmente para los países más pobres del mundo. Se estima que las vacunas salvan hasta 3 millones de vidas al año al proteger a los niños contra enfermedades graves.

El programa Unicef ​​está dirigido específicamente a niños que, de otro modo, tendrían dificultades para recibir atención médica de buena calidad, pero, aunque las vacunas ahora protegen a más niños que nunca antes, millones de niños siguen sin protección y se estima que mueren más de 1.5 millones de personas cada año de enfermedades inmunoprevenibles.

Los expertos creen que las bajas tasas de vacunación entre los niños pobres y marginados comprometen seriamente todos los avances logrados en otras áreas de la salud materna e infantil, por lo que una interrupción importante en la escala descrita en este nuevo informe inevitablemente costará muchas vidas.

El coronavirus ha consumido grandes cantidades de recursos sanitarios en todo el mundo, ya que la comunidad internacional se ha centrado en los esfuerzos para combatir el impacto mortal del virus. También ha dificultado la prestación de atención médica, particularmente en los países más pobres donde las cadenas de suministro han sido interrumpidas, las instalaciones y el equipo de protección pueden ser básicos y el miedo a infectarse ha hecho que las personas no asistan a las clínicas.

Pero las enfermedades como el sarampión, la difteria y el cólera ya están en aumento, lo que subraya la urgencia de encontrar formas de abordar este problema.

El progreso en la inmunización ya se había estancado antes de la pandemia, dijeron las agencias de la ONU.

En 2019, casi 14 millones de niños, más de la mitad de ellos en África, no recibieron vacunas que salvaran vidas contra enfermedades como el sarampión y la difteria. Dos tercios de ellos estaban en 10 países: Angola, Brasil, República Democrática del Congo, Etiopía, India, Indonesia, México, Nigeria, Pakistán y Filipinas.

Mientras tanto, las tasas históricamente altas de inmunización habían disminuido en América Latina y el Caribe, dijo la ONU, y la cobertura de inmunización disminuyó al menos 14 puntos porcentuales en Brasil, Bolivia, Haití y Venezuela durante la última década.

“La probabilidad de que un niño nacido hoy esté completamente vacunado con todas las vacunas recomendadas a nivel mundial para cuando cumpla los cinco años es menos del 20 por ciento”, dijeron Unicef ​​y la OMS.

Es importante que se tengan en cuenta todos los factores que pueden verse perjudicados por la pandemia actual, la salud es uno de ellos y es fundamental la búsqueda de herramientas alternativas que permitan que los diferentes procedimientos médicos se ejecuten, con el fin de evitar otros padecimientos graves e incluso la muerte.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

La importancia de hacer la revisión en los ojos de los niños

La Academia Americana de Oftalmología y la Academia Americana de Pediatría recomiendan rea…