Tabla de rutinas Montessori para que los niños hagan sus tareas sin protestar

2,994

Uno de los mayores conflictos entre padres e hijos se debe a las rutinas más cotidianas del hogar. Sucede que los adultos hacemos todas estas actividades de forma automática, pero nuestros hijos aún deben aprender a llevarlas a cabo sin resistencia.

Para ello, hay muchos hogares que ponen en práctica la tabla de rutinas propuesta por el método Montessori.

¿Por qué los niños necesitan las rutinas?

¿A qué se debe esta resistencia o ‘rebeldía‘ ante las distintas tareas diarias que hay que hacer?

Bueno, te contamos que los niños pequeños no poseen la capacidad de realizar actividades de forma automática, a pesar de que las realizan todos los días, ya que esto demanda una organización mental que aún no han desarrollado. Y para conseguirla, se debe tener una guía perpetua diaria por parte de los padres.

Además, a ninguno de nosotros nos gusta que nos impongan cosas como si fuesen nuestros ‘jefes’. Por eso, cuando se le habla a un niño con un tono autoritario y hasta amenazante, pueden “rebelarse contra el sistema“. Ante esta la solución es tratar de invitar a los pequeños a conectar con su rutina.

María Montessori conocía perfectamente esta dificultad involuntaria por parte de los niños y las respuestas negativas que provocaban en sus padres. Por ello, daba una importancia significativa a crear herramientas visuales que sirvieran de referencia para los pequeños.

Cómo crear tu propia tabla de rutinas Montessori

En la pared cercana a la cama de tu niño, debes colocar una tabla (mejor si está hecha de cualquier material natural) y colocar una serie de imágenes entre las cuales se encuentra:

– Al empezar el día: Despertar, lavarse el rostro, cepillarse, vestirse, ordenar la cama, saludar a mamá y papá, desayunar, ir al colegio (o realizar otra actividad dependiendo su horario de clases).

– Al terminar el día: Saludar de nuevo a mamá y papá, ordenar los libros, chequear las tareas o deberes, bañarse, cenar, guardar materiales para el día siguiente, etc.

Estas actividades las puedes personalizar según vuestros hábitos y la edad de tus hijos.

Consejos finales para que las rutinas funcionen

Por supuesto, un elemento clave para que la tabla de rutinas funcione es la involucración paterna en ella pues, las tarjetas por sí solas no crearán una rutina satisfactoria para ti y tus niños.

Es importante que los hagas partícipe de la utilización de dicha tabla e incluso cuando estés colocando los expositores en ella, explicando su significado como representación del día a día que ahora seguirán.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Tips para ayudar a mejorar la mala letra de los niños

Algunos niños, sobre sus seis años ya muestran destrezas en su caligrafía, logrando manten…