¿Cómo evitar la rebeldía de mi hijo a la hora de comer?

Cuando tu hijo comienza sus primeros meses de vida, la experiencia de comer es toda una novedad. El niño o niña necesita tiempo para acostumbrarse a sabores, colores y texturas de los alimentos y como ellos prefieren la constancia, no querrán probar nuevos alimentos hasta que se los hayas servido varias veces.

La rebeldía en la comida también tiene que ver con el crecimiento de los niños, en este proceso en el que los primeros meses de vida es tan rápido, muchas veces te encontrarás con que el niño come mucho o, por el contrario, no quiere saber nada de la comida.

Lo primero que debes hacer en esta etapa es enseñarle a probar nuevas comidas, evitando que se acostumbre a comer lo mismo siempre, más adelante puede estarlas rechazando por completo. Debes ofrecerle una variedad de alimentos saludables, para que pueda escoger el que sea de su gusto.

Estos son algunos consejos que debes tener en cuenta si quieres que tu hijo sea obediente a la hora de comer:

  1. Estipula un horario de comidas, deben ser tres comidas y dos refrigerios en el día. De esta manera permitirás que tu hijo coma cuando siente hambre y no coma por gula.

 

  1. Ofrécele varios alimentos saludables en cada comida, debes asegurarte de que los alimentos sean los adecuados para su edad. Al servirlos, ponlos en su plato sin hacer tanto énfasis en ellos, así el niño podrá comerlos sin recibir presión alguna.

 

  1. En su plato incluye siempre un alimento que sepas que le gusta a tu hijo y al lado, pon el nuevo alimento que le quieres dar a probar. Generalmente los nuevos alimentos se le deben ofrecer cuando tengan hambre.

 

  1. Porciona adecuadamente sus alimentos de acuerdo a su edad. Recuerda que, para los niños de 1 a 3 años, se les debe servir sólo ¼ de una porción de un adulto. Por ejemplo, los vegetales deben servirse en 1 o 2 cucharadas soperas y la porción de carne debe tener un tamaño similar al de la palma de la mano del niño.

 

  1. Se comprensivo. Entiende que no a todos los niños les agradan los mismos alimentos, para unos pueden ser deliciosos y para otros pueden tener un mal sabor.

 

  1. Trata siempre de darle un valor nutritivo a cada comida, puedes combinar macarrones con pollo, añadir fruta a su plato de cereal o hacer puré de zanahoria u otra clase de verduras.

 

  1. Evita fomentar en él, el gusto por los dulces. Por el contrario, muéstrale que los alimentos saludables también son una opción deliciosa.

 

  1. Evita al máximo las distracciones en la mesa, pues el niño debe concentrarse en su plato de comida. Así que aleja todo aquello que lo pueda disipar. La hora de comer debe ser relajada.

Es bueno que no presiones a tu hijo a comer lo que tu quieras, dale tiempo para que se acostumbre a los nuevos alimentos. Respeta sus decisiones de comer lo que prefieran, sin embargo, prepara las comidas de tal manera que sean saludables y atractivas para el paladar del niño.

Recuerda que puedes apoyar la alimentación de tu hijo ofreciendo multivitamínicos a diario, claro está, con la debida supervisión del pediatra.

 

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Educación
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Psoriasis, una enfermedad crónica de la piel en los niños

Si tu hijo se rasca insistentemente la piel y ves que tiene manchas rojas muy localizadas,…