Obesidad en niños y adolescentes

Obesidad en niños y adolescentes

Chiara Biaggi de Casenave, MD | Gastroenteróloga Pediátrica

La obesidad es una epidemia y su prevalencia se ha triplicado en los últimos 20 años.  Los pediatras se encuentran cambiando su enfoque, desde prevención de la obesidad y sus complicaciones a la identificación y tratamiento de complicaciones que previamente solo se describían en adultos.  Las estadísticas son alarmantes y es un problema de salud pública que amerita atención inmediata.  

¿Cuáles son las causas de la obesidad?

La etiología de la obesidad es multifactorial. Es una interacción entre el entorno o ambiente de la persona, su comportamiento y su genética. Un ambiente obesogénico se refiere al fácil acceso a restaurantes de comida rápida y el acceso limitado a opciones de comida saludables e incluye un ambiente carente de facilidades para llevar a cabo actividad física. 

Familia

En el caso de la población pediátrica, se describe un hogar en donde ambos padres trabajan, o en hogares donde hay un solo padre. El ambiente también incluye el uso de comidas altas en grasa y calorías, y rápidas de preparar, en adición al uso de equipos electrónicos. 

Comportamientos

Cuando hablamos de comportamiento, nos referimos a las decisiones que tomamos a diario que favorecen la obesidad.  Entre ellas figuran las visitas a restaurantes de comida rápida y consumo de sodas y jugos. En adición, el pobre consumo de frutas y vegetales, inconsistencia en ingesta de desayuno y un estilo de vida sedentario.  

Genética

Por último, la obesidad también está modulada por la genética de cada persona.  Existen múltiples hormonas y señales secretadas en diversas partes del cuerpo que regulan el proceso de saciedad y estimulación del apetito. Por ejemplo, la leptina, que se origina en el tejido adiposo y regula el balance de energía al inhibir el apetito. Su contraparte, la ghrelina, se origina el estómago y aumenta el apetito. Ambas hormonas poseen receptores en el hipotálamo. De igual manera, hay muchísimas otras hormonas que influyen en el proceso de regulación de energía.  

¿Cuáles son las consecuencias de la obesidad?

La obesidad afecta múltiples sistemas del cuerpo. Es importante que el médico realice un repaso de sistemas en cada visita para así identificar condiciones comúnmente encontradas en dicha población.  

Al igual que el repaso de sistemas, el historial familiar es de vital importancia en la evaluación de un paciente pediátrico obeso. La presencia de obesidad, diabetes mellitus tipo 2 y enfermedad cardiovascular en la familia, son factores de riesgo para el niño/a. El peso del niño está influenciado por el estatus del peso de los padres.  El riesgo de obesidad persistente es mayor si uno o ambos padres son obesos. Un historial familiar de diabetes mellitus tipo 2 es un factor de riesgo para resistencia a insulina en el niño/a. Por la misma línea, el historial de hipertensión es un factor de riesgo independiente para el niño/a desarrollar hipertensión.

  • Enfermedades asociadas a la obesidad
  • La obesidad está asociada a múltiples complicaciones que afectan todas las partes del cuerpo:
  • En el sistema cardiovascular podemos observar problemas de hipertensión e hiperlipidemia.  
  • Los pulmones se pueden ver afectados por asma, apnea obstructiva del sueño y el síndrome de hipoventilación.  
  • A nivel psiquiátrico, vemos depresión y ansiedad, entre otros desórdenes.  
  • El sistema ortopédico puede envolver problemas de tibia vara y deslizamiento de la epífisis capital femoral.  
  • El tracto gastrointestinal puede sufrir de diversas complicaciones, incluyendo reflujo gastroesofágico, enfermedad de la vesícula, dolor abdominal, estreñimiento, hígado graso, enfermedad de intestino irritable, entre otros.  
  • El sistema endocrino puede sufrir de problemas de hiperinsulinemia y diabetes.  En el caso de las niñas, el sistema reproductor puede presentar enfermedad de ovarios poliquísticos, que se manifiesta clínicamente con disturbios en el ciclo menstrual e hirsutismo (crecimiento excesivo de vello en la mujer siguiendo un patrón masculino de distribución).  

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los factores de riesgo de cada paciente son importantes, ya que ayudan a guiar la evaluación de laboratorios. Los mismos incluyen: 

a) Historial familiar de enfermedades relacionadas a la obesidad

b) Comorbilidades en el paciente (discutidas anteriormente)

c) Fumar

En resumen, la obesidad entre niños y adolescentes va en aumento exponencial. Los niños con sobrepeso y obesos poseen alto riesgo de múltiples complicaciones, tanto físicas, como emocionales.  Es sumamente importante calcular el índice de masa corporal en todo niño de 2-20 años, para así poder establecer un plan de cuidado estructurado y prevenir las múltiples complicaciones asociadas a esta condición.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Adolescentes
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Cuidados en la cabeza del bebé recién nacido para evitar malformaciones

Cada vez son más frecuentes los bebés recién nacidos que presentan una malformación en el …