Importancia del contacto piel con piel entre la madre y su bebé

347

El contacto estrecho de los bebés con sus madres es un pilar necesario desde el primer momento de vida, y el contacto piel con piel entre ambos al momento del nacimiento permite la relajación de ambos después del parto y da inicio al reconocimiento de cada uno.

Los expertos siempre han resaltado las múltiples ventajas de este momento, puesto que, aseguran, influye positivamente en el desarrollo óptimo de la lactancia y en el vínculo afectivo que se forja desde el primer momento. Además, se ha demostrado que las alteraciones hormonales de ambos en ese instante, son cruciales para facilitar el apego y enamoramiento entre madre e hijo.

Lo cierto es que, tras el alumbramiento, los bebés entran en un estado de alerta, pero se mantienen tranquilos, es decir, se mantienen despiertos para poder reconocer características únicas de la madre como el olor e iniciar la alimentación a través de la succión.

En una de sus publicaciones, la OPS realizó un resumen de los beneficios a corto y a largo plazo del contacto piel con piel de manera temprana entre la mamá y el recién nacido.

Beneficios inmediatos

  • En el bebé, situarse sobre la madre en los primeros minutos mejora la efectividad de primera mamada y reduce el tiempo para lograr una succión efectiva. El recién nacido inicia una búsqueda del pecho y una succión espontánea.
  • Los bebés puestos al pecho piel con piel presentan un menor tiempo para comenzar con una lactancia efectiva que otros situados junto a la madre.
  • El contacto regula y mantiene la temperatura infantil. Se ha demostrado que el contacto piel a piel es tan efectivo como el empleo de la incubadora para calentar a un bebé hipotérmico. Los recién nacidos colocados en contacto piel a piel con su madre se encuentran con una temperatura corporal significativamente más cálida que los bebés colocados en una cuna, posiblemente debido a la respuesta térmica de la temperatura de la piel materna (mediada por la oxitocina), como respuesta al contacto piel a piel con su recién nacido.
  • Se produce una menor duración del llanto del bebé, en comparación con los recién nacidos que no tuvieron el contacto piel a piel con sus madres.
  • En los bebés nacidos pretérmino, el contacto mejora la estabilidad cardio-respiratoria.
  • Mejora los comportamientos de afecto y vínculo de la madre, aunque según leemos en el documento y se desprende en las investigaciones al respecto, estos efectos se diluyen en el tiempo.
  • Disminuye el dolor de la madre debido a la ingurgitación mamaria que generalmente ocurre al tercer día después del parto.

Beneficios a largo plazo

  • Existe una asociación positiva entre el estado de la lactancia al mes y a los cuatro meses postparto y una mayor duración de lactancia materna.
  • Podría mejorar los comportamientos de afecto y apego de la madre, aunque como hemos señalado en el punto anterior, estos efectos se diluyen en el tiempo y no parecen comprobables. Al menos, en el documento no se aportan estudios ni datos al respecto, a diferencia de los puntos restantes.
  • En definitiva, los beneficios del contacto piel con piel son para todos los recién nacidos, debido a sus efectos positivos en la lactancia, la regulación de la temperatura del recién nacido o el conocimiento y reconocimiento materno infantil. Todos ellos componentes esenciales para la supervivencia neonatal que deberían ser facilitados en los partos sin complicaciones.

Fuentes consultadas: OPS, Mapfre

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Parto vaginal después de cesárea, ¿qué debes tener en cuenta?

El que hayamos dado a luz por cesárea durante el primer embarazo, no quiere decir que este…