¿Por qué no se debe obligar a los niños a saludar a los demás?

356

Como padres, muchas veces tenemos la costumbre de hacer que nuestros hijos saluden a las personas cuando llegan a algún lugar, o cuando alguien llega de visita. Sin embargo, esto no es bien visto por los especialistas, pues consideran que es una reacción lógica de niños que son tímidos, y acciones como el saludo deben ser completamente genuinas y no obligados.

Lo común es que obliguemos a los niños a saludar como la repetición de un patrón que nosotros aprendimos en la infancia, sin embargo, obligar a los niños a hacer algo va más allá del simple hecho de aunque sea dirigirle la palabra a una persona, pues los estamos sometiendo a cumplir los deseos de los demás, de manera que esta conducta contradice todo aquellos valores que queremos inculcarles a los más pequeños.

Ahora bien, es cierto que es importante que como padres podamos corregir las actitudes de los niños, pero sin reñirles o presionarles en exceso. Saludar es un acto importante, pero a través de la agresividad no lograremos más que generar resistencia y solo conseguiremos que se encierren más sobre sí mismos adoptando esta postura.

Y es que debemos entender que la timidez es la responsable de que los niños actúen de esta manera, ya que a ellos el contacto físico les cuesta un poco más. Es ahí donde, como padres, tenemos el deber de inculcarles la importancia de relacionarse con las demás personas, sea un amigo, familiar o un conocido.

Por lo general, este tipo de reacciones desaparece una vez inicia la etapa escolar o preescolar porque inician a relacionarse con más personas diferentes a sus padres y hermanos. La ventaja de que los pequeños asistan a estos centros educativos de temprana edad es que van dejando de lado sus temores y los convierte en niños cada vez más extrovertidos.

No cometamos el error de comparar a nuestros hijos con la velocidad de aprendizaje de otros niños, pues no todos aprenden de la misma manera y al mismo tiempo. De igual manera, optar por esta conducta resta autoestima a los niños, y los hará sentir más inseguros. Debemos entender que cada niño puede reaccionar de forma diferente frente a algunos estímulos y está bien, son las bases principales de su personalidad.

Tenmos una ardua tarea como padres a la hora de educar a nuestros hijos; para ello necesitamos ser supremamente coherentes con lo que predicamos, siendo comprensivos y manteniendo una relación cercana con nuestros pequeños

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Hábitos saludables para que tu hijo tenga una sonrisa sana

Para poder tener una sonrisa sana, es vital una buena higiene dental y está prevención emp…