Consejos para que los niños no interrumpan constantemente

153
Cuando los niños son pequeños son muy impetuosos e incapaces de controlar su comportamiento debido a que la región frontal del cerebro no se ha desarrollado lo suficiente.

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

El impulso de los niños hace que digan cosas y actúen inmediatamente, sin importar qué tan ocupados estén los padres y, en su mayoría, sin el propósito de molestar.

Ante esto, el problema radica en que cuando son pequeños son muy impetuosos e incapaces de controlar su comportamiento debido a que la región frontal del cerebro, encargada de regular la conducta, no se ha desarrollado lo suficiente.

A su vez, la memoria de los niños suele ser muy corta, sintiendo la necesidad de comentar lo que quieren decir inmediatamente, antes de que se les olvide.

¿Cómo enseñarles a no interrumpir?

Desde los 3 a los 6 años es cuando las interrupciones se dan con más frecuencia. Algunos lo hacen por impaciencia, otros por llamar la atención, y otros en cambio, por el afán de comunicar lo que tienen que decir.

Sin embargo, los padres pueden ayudar a corregir y que los pequeños dejen esa mala costumbre. Los niños necesitan sentirse queridos, apoyados, escuchados y valorados, para ello es necesario enseñarles que aunque el adulto esté conversando con otra persona, están ahí y les escucharán cuando la conversación llegue a su fin.

1. No le prestes atención inmediatamente

Si le atiendes inmediatamente estarás reforzando su comportamiento y le transmitirás la idea de que lo que hace está bien. En cambio, si cuando te interrumpe, le pides que espere, terminas lo que estás haciendo y luego le preguntas qué quiere, estarás enseñándole a controlar sus impulsos y a no interrumpirte.

2. Dialogar con el niño

Una forma de conseguirlo es parar la conversación con el adulto, bajarse a la altura del niño y decirle mirándole a los ojos: ‘Ahora estoy hablando con (el nombre de la persona), cuando acabe podrás decirme lo que quieras, mientras debes esperar unos minutos’. Y en cuanto acabes la conversación con el adulto, recuérdale al niño que te diga lo que tenía en mente, así se sentirá valorado y podrá esperar su turno la próxima vez.

3.Enseñar a controlarse para evitar que los niños interrumpan

Si los padres enseñan a los hijos a controlarse, no solo será beneficioso para evitar que los niños interrumpan las conversaciones, sino que también va a contribuir a su desarrollo afectivo y emocional.

4. El ejemplo empieza por casa

La mejor manera de enseñarle al niño a no interrumpir las conversaciones consiste en convertirte en su modelo. Los niños suelen imitar el comportamiento de los adultos, por lo que, si tienen un buen patrón, terminarán aprendiendo a controlar su comportamiento. Por ejemplo, si estás conversando con tu pareja, espera a que termine de hablar para dar tu opinión, o si lo interrumpes por accidente, discúlpate y cédele el turno. De esta manera, el niño lo asumirá como un comportamiento natural y empezará a imitarlo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

¿Cómo detectar a tiempo enfermedades reumáticas en niños y adolescentes?

Algunos síntomas son los dolores presentes en las articulaciones, inflamación, dificultad …