¿A qué hora deben acostarse los niños según su edad?

¿A qué hora deben acostarse los niños según su edad?

El sueño es fundamental para el buen desarrollo de los niños. Un mal descanso repercute en su estado de ánimo, volviéndoles más irritables, y también puede perjudicar su salud, ya que muchos estudios relacionan el déficit de sueño con una mayor predisposición a enfermedades y sufrir trastornos, como por ejemplo, la hiperactividad. Por ello, es normal que los padres se pregunten ¿a qué hora deben irse los niños a la cama?

No todos los niños necesitan dormir lo mismo. Depende de muchos factores. Uno de ellos, por supuesto, es la edad. Así, mientras que un bebé de 18 meses necesita dormir unas 14 horas, un niño de 10 años sólo necesita 9 horas de sueño. Por ello, de acuerdo a las diferentes edades de los niños se ha elaborado una guía estimativa de horas de sueño recomendadas.

De 0 a 6 meses

Entre 16 y 20 horas a lo largo del día.

De 6 a 12 meses

3 horas durante el día y 12 horas durante la noche.

De 1 a 3 años

Entre 11 y 13 horas en la noche, la siesta es opcional. 

De 3 a 5 años

Entre 10 y 12 horas.

De 6 a 9 años

Alrededor de 10 horas.

Es importante tener en cuenta que no se recomienda que ningún niño menor de 9 años duerma menos de 10 horas. A partir de allí podemos calcular la mejor hora para que se vayan a la cama en función de a qué hora debe levantarse el niño al día siguiente. La mayoría de los niños se tienen que despertar entre las 7 y las 8 de la mañana, según la cercanía a la escuela y el tiempo que tardan en prepararse. A continuación encontrarás el horario adecuado en el cual, dependiendo de la edad del niño, descubrirás cuál es la hora perfecta para que tu hijo vaya a la cama:

Cinco años

A esta edad el niño empieza la primera etapa escolar. Por ello, si se levanta muy temprano, a las 6 de la mañana, deberá acostarse a las 18.45 horas. Aunque parece un imposible porque es muy temprano, esta es la única forma de asegurarte de que duerme lo que debe. Si se levanta más tarde, a las 8, por ejemplo, bastará con que se acueste a las  20.30 horas.

Seis años

A los 6 años, necesita quince minutos menos de sueño. Si tu hijo se levanta a las 7.30 horas de la mañana para ir al colegio, puede irse a dormir a las 20.30 horas.

Siete años

Con siete años tu hijo necesita casi 11 horas de sueño para rendir de forma adecuada en el colegio. Intenta que duerma más de 10 horas.

Ocho años

Según expertos, a esta edad los niños pueden dormir 10 horas y media. Si tu hijo de ocho años se tiene que levantar muy temprano para ir al colegio (pongamos que a las 6.30 am), tendrá que irse a dormir a las 20 horas.

Nueve años

A partir de esta edad los niños ya necesitan menos horas de sueño. Aun así, sigue siendo recomendable que duerman al menos 10 horas.

Diez años

Si tu hijo de 10 años se levanta a las 7 am para ir al colegio, debería ir a dormir a las 21 horas.

Once y doce años

Ahora sí, tu hijo ya no necesita cumplir de forma rigurosa con esas 10 horas de sueño. Pero sí deben dormir más de 8 horas. Puede que con 9 horas de sueño les baste.

Por otro lado, hay niños que regulan ellos mismos sus tiempos de sueño. Es decir, duermen lo que necesitan y se duermen a la hora que “se caen de sueño” sin obligación de por medio. Pero no es lo mismo un niño que al día siguiente se queda en casa y si se ha dormido tarde no pasa nada, a lo sumo duerme una siesta más larga para recuperar, que uno que tiene que levantarse para ir a la guardería y tendrá un mal día si ha dormido poco.

Lo más sensato es observar al niño para estimar las horas de sueño que necesita dormir cada noche. Si vemos que le cuesta levantarse por las mañanas deberemos adelantar la hora de irse a la cama, en cambio si vemos que se despierta antes de tiempo descansado no habrá problema en que de alguna vueltita más por la noche.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Lo Mejor
Los comentarios están cerrados.

Lea también

7 ideas para orientar a los niños en el uso de las nuevas tecnologías

Los niños tienen acceso a Internet desde sus primeras etapas. En muchas casas, los sm…