Consejos para disfrutar un Halloween seguro

Redacción Pediatría y Familia

La noche de Halloween o el día de los niños, como se conoce en otros países a una noche dedicada a juegos, dulces y disfraces es una de las fechas más esperadas por los pequeños. La diversión también acompaña a los padres, quienes acompañan a sus hijos en varias actividades y en los recorridos en busca de dulces y caramelos. Sin embargo, aunque la noche de celebración puede ser muy placentera, también se pueden presentar inconvenientes.

Por eso, desde escuelas y hospitales se llevan a cabo numerosas campañas -por lo general en todo el mes de octubre- para que los adultos estén atentos a complicaciones de salud o sean protagonistas de un evento desafortunado. Es de conocimiento general, que los pequeños están expuestos a múltiples peligros.

Por eso, para que padres e hijos puedan tener una noche de alegrías y buenas experiencias, presentamos los mejores consejos que brinda la Academia Americana de Pediatría para la noche de halloween.

Claves de seguridad básicas para la noche de Halloween

– Se aconseja que los disfraces de los niños sean de colores vistosos, llamativos o que tengan elementos reflectivos. De esta manera, es más fácil para los padres encontrarlo en la oscuridad o evitar que se pierda. Además, deben ser de la talla adecuada para que el niño no se enrede y tropiece mientras juega o camina.

– Los antifaces y máscaras no se recomiendan en niños muy pequeños. Esto se debe a que pueden limitar su campo de visión o dificultarles respirar. Como alternativa se sugiere utilizar maquillaje especial para niños, probado antes de usar para evitar alergias, o sombreros atados con un cordel para que no se caigan y les cubran la cara.

– En caso de que el disfraz tenga como accesorio una espada o bastón, revise que no sea muy largo o afilado pues en ambos casos, el niño puede lastimarse.

– Al momento de salir a pedir dulces, sin importar si es en el barrio o en el centro comercial, todos los menores deben ir acompañados de un adulto. Además, nunca los lleve a casas con luces apagadas o los acerque a automóviles que les ofrezcan dulces, ya que son comportamientos sospechosos y pueden ser el inicio de una tragedia.

-Si se trata de hijos más grandes, los padres deben tener claro el horario de la ronda y el recorrido que harán. También, deben tener un número de contacto para no cortar la comunicación mientras salen a pedir dulces y disfrutar la noche.

– Como la ingesta de dulces debe ser moderada, lo mejor para evitar que los niños consuman demasiados dulces y se indigesten es preparar una buena cena. Así los niños tendrán su apetito controlado.

– Antes de comer cualquier caramelo o dulce, los adultos deben revisar que los empaques no estén adulterados, que los dulces no estén vencidos o cualquier otro detalle que se vea sospechoso. Esto se hace como medida de prevención, ya que en muchos países personas inescrupulosas adulteran los caramelos.

Y por último, evite andar solo. Aproveche que muchas personas se agrupan y cruce con ellos las calles, siempre pase por los senderos peatonales. De esta manera, todos los miembros de la familia permanecen seguros y previenen cualquier situación desagradable.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Niños
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Los peligros de las redes sociales para los jóvenes

El principal riesgo que corren los jóvenes frente a las redes sociales es que sus padres n…